• Regístrate
Estás leyendo: Debates (y dos tiburones)
Comparte esta noticia

La Silla

Debates (y dos tiburones)

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

En el diario de campaña de Enrique Alfaro seguramente hoy aparece una anotación respecto al tercer debate de los candidatos a gobernador de Jalisco: “Misión cumplida”.

Y sí. Misión cumplida porque tras los encuentros (el de anoche y los otros dos de la campaña), el candidato a gobernador por Movimiento Ciudadano logró salir prácticamente ileso y, por lo mismo, su ventaja en la carrera por llegar a Palacio de Gobierno no tendrá desgaste.

La estrategia de Alfaro Ramírez resultó ser buena. En todos los debates, incluyendo el de anoche, hizo propuestas y mantuvo la calma para evitar engancharse en provocaciones que le hicieran perder el control. Supo que debía administrar su ventaja, y parece haberlo hecho bien.

Y es que contra lo esperado, el alcalde con licencia de Guadalajara ha sido blanco de poco ataques de sus rivales en los debates. Tal vez Miguel Castro, del PRI, es quién ha lanzado los mayores puyazos al emecista, pero sin mayores efectos, según la encuesta dada a conocer el viernes por la Canaco, donde se coloca a Enrique Alfaro en primer lugar y con mucha ventaja.

Por el contrario, quien resultó ser un imán para los ataques resultó ser el candidato de Morena, principalmente por el tema de la venta de medicinas a los hospitales del gobierno.

Mucho se ha discutido sobre si un debate puede o no tener ganadores. Al final de los tres celebrados en Jalisco entre los candidatos a gobernador, me atrevo a pensar que sí. Y que este año resultó ser Enrique Alfaro.

Tiburones

Dos tiburones y dos tablas para las olas se llevaron la más que inundada tarde de ayer en la zona metropolitana de Guadalajara. Dos tiburones, inflables y de diferente tamaño, y dos tablas para las olas, también de diferente tamaño, que sirvieron para rescatar a usuarios del Tren Ligero que se quedaron varados con el agua a la cintura y no podían salir de los vagones.

Por supuesto que ni los tiburones ni las tablas llegaron al rescate por su propio pie. De hecho hasta el momento en que se soltó el agua los cuatro objetos adornaban el bar Salam Beach Vampiros y Cantaritos, en avenida Federalismo, muy cerca de la estación Dermatológico del Tren Ligero. Apenas se supo de los atrapados, los responsables del bar no dudaron en descolgar los objetos y acudir con ellos al rescate de los preocupados usuarios.

La determinación de los improvisados rescatistas quedó grabada en redes sociales gracias a fotos y videos. Para ellos hubo aplausos y gritos de admiración. Una buena entre muchas malas. Espero que no me cobren el comercial, pero cuando tenga tiempo, dese una vuelta al Salam Beach (Federalismo Norte 3270), se toma una chela y, por qué no, una foto con los tiburones y las tablas.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.