• Regístrate
Estás leyendo: AMLO y el monstruo de la corrupción
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 19:56 Hoy

La Silla

AMLO y el monstruo de la corrupción

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

Hartos. Totalmente hastiados de la corrupción y el cinismo. Fueron ellos, fuimos nosotros, los que decidimos que ya no más gobiernos surgidos del PAN, PRI y PRD.

Porque la corrupción se volvió tan abierta, tan cínica, tan asquerosa, que poco margen de opción había en las boletas.

Por eso ganó Andrés Manuel López Obrador.

No estoy seguro de que las propuestas del candidato de Morena hubieran impactado de manera tan profunda en los electores. Me parece que lo ocurrido fue simplemente una señal de ese hartazgo. La mayoría decidió optar por Morena y sus aliados, porque López Obrador supo vender una sola idea, y lo hizo muy bien: que en su gobierno no habrá corrupción.

Y ahora vendrá lo bueno. AMLO tendrá que honrar su palabra de erradicar la corrupción, y además tendrá que gobernar un país para llevarlo a un estado de bienestar e igualdad. Y eso no será fácil.

Combatir la corrupción es una tarea titánica. Y AMLO no podrá hacerlo con discursos o decretos. Tendrá que fajarse como los grandes boxeadores en un combate cuerpo a cuerpo con miles, si no es que millones, de mexicanos que han hecho de la transa, del cochupo y de los arreglos su modo de vida.

Y tendrá que empezar en casa. Porque no crea usted que Morena hizo campaña sin dinero. El de AMLO, como el resto de los partidos políticos, necesitó de recursos no fiscalizados para competir con los otros institutos políticos. Y como el resto de los partidos, no tendrá sanción por ello. Y si la tiene, será en un año, o dos, después de investigaciones y juicios. Pero ellos ya estarán en el poder.

Combatir la corrupción es la consigna, e insisto en que tendrá que hacerlo para mantener el favor popular. Y además tendrá que hacerlo bien, porque aquí sí aplica lo dicho en la Biblia: con la vara que midas, serás medido. Un caso de corrupción en su gobierno mal manejado ante la opinión pública comenzará a minar el apoyo popular. Y si mantiene el viejo esquema de corrupción durante su mandato, también tendrá consecuencias.

Nada fácil la tiene Andrés Manuel López Obrador. Se enfrenta a un monstruo de mil cabezas, muchas de las cuales están en casa.

El banquillo

Relojito.- Las oficinas de la campaña de Enrique Alfaro, candidato a gobernador de Jalisco, trabajaron ayer como la precisión de un reloj suizo. Quienes estuvieron atentos a su desempeño señalan que más que un cuarto de guerra, lo que montó Enrique Alfaro fue una oficina de recepción de datos y análisis de los mismos, todo ello gracias a la confianza que tenían de lograr el primer lugar en las votaciones. Al escribir estas líneas no había resultado concreto de la elección a gobernador, pero la ventaja en conteos era para el candidato naranja.

manuel.baeza@milenio.com
twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.