• Regístrate
Estás leyendo: Reelección por la vía conyugal
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 12:22 Hoy

Reelección por la vía conyugal

Publicidad
Más opiniones
Publicidad

El gusto por el poder pocas veces se pierde. La mayoría de quienes han probado sus mieles están dispuestos incluso a ejercerlo tras bambalinas o detrás de alguna falda con tal de no soltarlo. Para hablar de las candidaturas de las “esposas” de ex presidentes, ex gobernadores o ex legisladores, hay que estar dispuestos a ingresar a terrenos fangosos. Con el riesgo de resbalar, creo que no podemos esquivar la necesidad de revisar un patrón que en nuestro país está siendo cada vez más recurrente.

Antes de ingresar al fondo de este pantanoso dilema habrá que advertir que la candidatura de cualquier mujer es siempre bien recibida si, igual que la de cualquier hombre, va acompañada de una trayectoria profesional respetable y honesta. Además, aunque pareciera antifeminista, nada puede resultar más equitativo que cuestionar el hecho de que se postule a una persona como candidato o candidata a una gubernatura solo porque su vínculo conyugal le ha permitido estar bien posicionada en el imaginario colectivo de los votantes. El estado civil no tendría que ser nunca un elemento para coartar o incentivar aspiraciones políticas.

Nos sobran ejemplos de gobernantes que una vez que han dejado el cargo preparan el terreno para facilitarle a sus esposas el registro en una boleta electoral. El camino no es deshonroso en sí mismo, pero claramente una alianza de matrimonio no convierte a alguien en automático en una candidata competente ni, mucho menos, en una gobernante con proyecto propio y habilidades para dirigir políticas públicas. Siempre existen excepciones. Parejas que tienen carreras prósperas y proyectos propios que avalan sus aspiraciones. Pero son escasos los ejemplos.

El más reciente caso de intento de reelección por la vía conyugal, es el del ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, quien, con pocas posibilidades para encarnar la candidatura presidencial de Por México al Frente, anunció que no se postulará. Según informan varios medios, destinará sus energías a la campaña de su esposa Érika Alonso, para que sea la candidata a la gubernatura.

Si el pragmatismo vence a la congruencia, Ricardo Anaya permitirá que la candidatura al gobierno de Puebla replique las inconsistencias que señaló cuando aseguraba que era inadmisible que Margarita Zavala fuera candidata presidencial, por no contar con consenso al interior del partido, en tanto su vínculo con el ex presidente resultaba insuficiente para hacerla candidata. Hasta ahora, no le ha incomodado avalar la opacidad y el autoritarismo de Moreno Valle manteniéndolo como integrante clave del Frente, quizá decida afianzar su pacto con el ex gobernador, sin presentar obstáculos para que continúe gobernando Puebla desde el lecho conyugal. Se acerca el momento de la prueba.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.