• Regístrate
Estás leyendo: Siguiendo un Caminito llené mi existencia de colores, tradición y cultura
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 13:05 Hoy

Entre tangos y vino tinto

Siguiendo un Caminito llené mi existencia de colores, tradición y cultura

Magda Bárcenas Castro

Publicidad
Publicidad

Veinte grados en Buenos Aires; me despiertan los sonidos de un barrio típico, conocido a nivel mundial. Miro a la ventana y el paisaje multicolor me deslumbra, me hace sonreír y levantarme con ganas de adentrarme y conocer más. Mi bienvenida inicia con un cantante que me sonríe a la par de un tango, de una “balada para un loco” en donde las escaleras revelan un poema huérfano y romántico.

Camino solitaria dos cuadras hasta toparme justo con la esquina donde inicia ”Caminito”, la gente toma fotografías mientras conoce su historia y compra recuerdos. El olor a asado inunda las aceras, a empanadas fritas, a vino, a corazón argentino.

Los pasos de tango se hacen presentes, los cuadros parecen cobrar vida, los colores en el barrio son surrealistas, son contagiosos, me hacen pensar en la libertad que tenemos en la vida en como decidimos pintarla cada día. ¿De qué color pintaría la mía?

“Bueno días señorita”… me encanta ser la eterna turista. La que descubre, la que se sorprende, la que disfruta, la que ahora siente que este paisaje maravilloso le pertenece. Alguna vez viajé y no paré hasta encontrar mi lugar en el mundo y hoy sigo pensando firmemente en que no me equivoqué…en que aquí estoy muy bien.

El barrio de La Boca es un laberinto de cultura, de colores, de futbol, historias vivas, de tradición y belleza. Sus callecitas empedradas y su calidez siempre invitan a querer continuar conociéndola.

El riachuelo es testigo de los cientos de personas que a diario pasan por este sitio tradicional. Mi estancia es prometedora y hace tiempo me enamoró tanto que hice arreglos para quedarme unos meses gracias a mi querida amiga Leonor Caballé, gracias Diego, Matías y Agustina Rosado por todo lo que siempre hacen por mí.

Inicia una nueva historia y seguramente mucho material para compartirles, por hoy me retiro a seguir disfrutando de la calidez porteña que este divino barrio me entrega. Sigo aquí… en “La Ciudad de la Furia” que hoy llena mi existencia de colores y sonrisas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.