• Regístrate
Estás leyendo: El abogado argentino que ganó el mejor caso de su vida
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 23:10 Hoy

Entre tangos y vino tinto

El abogado argentino que ganó el mejor caso de su vida

Magda Bárcenas Castro

Publicidad
Publicidad

Hace tiempo conocí a un escritor realmente brillante, estuvimos leyendo en varios eventos y seguimos platicando hasta que nos hicimos muy amigos. En el tiempo que estuve a su lado noté su gran amor por las letras hasta que un buen día por cosas de trabajo me pidió que fuera a verlo a su oficina. Era abogado; y no era algo malo, al contrario, es una persona muy preparada e inteligente, hábil en la empresa y parte fundamental. Lo extraño era que cada que me pedía ir a la empresa era otro, no encontraba a mi amigo el escritor, ese con gran sensibilidad para ver la vida. Nunca le dije nada, sólo lo observé en silencio durante mucho tiempo… hasta que me pidió un consejo. Su pasión eran las letras y su profesión la abogacía. ¡Que dilema! ¿Cómo pelea un abogado para ganar este juicio de vida? Pasaron un par de cosas después de nuestra charla en privado y le conté de mi experiencia al irme de México y empezar de nuevo. ¿Cómo lograr nuestros sueños con una carga tan pesada? Siempre es difícil volver a empezar… pero no es imposible. A muchas personas les cuesta dejarlo todo: quizás nos vean como locos a quienes dejamos una jefatura por ir detrás de lo que nos dictaba el corazón. Es mejor renunciar a un trabajo que a un sueño. ¿Cómo dejar a un lado las críticas de los demás? Con valor. La mayoría de las personas vive mucho tiempo de sus vidas en silencio, con miedo a lo que diga la sociedad. Tengo amigos que terminaron una carrera y decidieron emprender negocios en el área de gastronomía y son las personas más exitosas. ¿Importa acaso estudiar una carrera profesional y dejarla por tu felicidad? Tenemos sólo una vida, ¿por qué hacemos lo que no queremos pero sentimos que debemos hacer? Los fines de semana, después de escribir lo referente a mi siguiente libro y esta columna, soy hostess en un restaurante mexicano en Palermo. Adoro ponerme ese disfraz y dedicarme al anonimato literario. Mi amigo Paco Navarrete siempre me dice que me gusta disfrazarme para encontrar historias y es verdad, me conoce tan bien. Mi trabajo viernes, sábado y domingo es dar la bienvenida durante ocho horas. Sonreír no es un trabajo para mí, de hecho no debería de serlo para nadie. Hace días mi amigo Lautaro, el escritor del que les hablo, me llamó diciéndome que tuvo una reunión con sus jefes para comunicarles su renuncia: se ha convertido en el mejor abogado al ganar el caso más importante... el de su vida. ¿Qué está bien y que está mal? Nadie puede saberlo pero, ¿por qué no intentarlo? La vida es una enorme pasta de sueños que espera ser moldeada por quienes se atreven. ¿Tú que estás haciendo?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.