• Regístrate
Estás leyendo: Cuarteto Petrus “revive” instrumentos del siglo XVIII
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 22:09 Hoy

Entre tangos y vino tinto

Cuarteto Petrus “revive” instrumentos del siglo XVIII

Magda Bárcenas Castro

Publicidad
Publicidad

Arte jesuítico guaraní, retratos, esculturas, cuadros de órdenes religiosas me hacen querer quedarme ahí… detenida en el tiempo, por un instante de pertenencia siento que la hermosa ambientación del siglo XVIII me invita a adentrarme en su eterna belleza.

Hacía mucho tiempo que quería conocer el Palacio Noel, la mansión ubicada en Suipacha 1422 de Buenos Aires en donde residía Isaac Fernández Blanco, una joya de la arquitectura y el lugar indicado para un evento magistral.

Estoy a punto de presenciar un concierto único y soy parte de un reducido y privilegiado grupo de oyentes que disfrutarán de un hecho artístico de excepción gracias a los ejemplares de la colección que esta noche “volverían a la vida”.

Todo comenzó en Paris. Isaac Fernández Blanco adquiría un conjunto de instrumentos musicales, importantes ejemplares de la luthería clásica italiana: violines, violas y arcos que cientos de años después llegarían a las manos del Maestro Luthier Horacio Piñeiro y del Maestro Pablo Saraví, eximio instrumentista y reconocido historiador, sin duda dos profesionales argentinos de gran prestigio internacional.

La recuperación es la más destacada de su tipo en Latinoamérica y fue conformada por un equipo curatorial multidisciplinario. La gente espera impaciente en la sala… no cabe un alma.

El concierto de Instrumentos Musicales Notables de la Colección del Museo de Arte Hispanoamericano da inicio. El silencio no vale nada cuando el violín de Giuseppe Guarneri del Gesú de 1732 es levantado de su profundo sueño gracias al talento y la fantástica ejecución de Pablo Saraví.

El resultado: una exquisita y particular sonoridad de esta joya histórica que por unos segundos hace que toda la audiencia derrame algunas lágrimas. Los milagros existen.

Esta es la quinta velada de la temporada en donde el Cuarteto Petrus y el artista invitado Mariano Rey nos hacen imaginarnos el cielo, el programa da paso a: Quinteto en La mayor, K. 581 Allegro, Larghetto, Menuetto, Alegreto con variazioni.

¿Quiénes resucitan? Un violín Giovanni Battista Guadagnini de 1747, una viola Lorenzo Storioni de 1780, un violín Santo Serafin de 1730, un violín Antonio Mucchi de 1864 y una viola Giovanni Battista Grancino de 1690 gracias a Hernán Briático, Adrián Felizia, Gloria Pankáeva y Saraví.

Al finalizar el concierto los aplausos no cesan y los instrumentos son devueltos a las vitrinas donde seguramente esperarán para brillar, espero que no otros cientos de años.

Me acerco a felicitar al culpable de mi presencia, estrecho la mano de aquel que hace unas semanas me escribió a mi Facebook para agradecer ser parte de esta columna, ese artista sencillo a quien es un honor conocer… gracias por un día darte cuenta que esta era tu vocación, gracias Pablo Saraví.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.