• Regístrate
Estás leyendo: Colón, Entre Ríos: paz absoluta en medio de la naturaleza
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 05:46 Hoy

Colón, Entre Ríos: paz absoluta en medio de la naturaleza

Publicidad
Publicidad

Dicen que después de la tormenta viene la calma. Y hace una semana yo estaba internada por problemas en la vesícula. Lo primero que pensé cuando me dieron el alta fue en descansar. Así que unos días después mi novio y yo hicimos maletas y nos fuimos de vacaciones.

Salimos de Buenos Aires a las cinco y media de la madrugada con destino a Colón una localidad de Entre Ríos, al norte de Argentina. Necesitaba paz. Federico, mi novio había alquilado para mi cumpleaños una linda cabaña a unas cuantas cuadras del río.

La ciudad es una joya para quienes gustan de la tranquilidad y la naturaleza. Cientos de personas se relajan a diario a la orilla del río, yendo y viniendo a acampar en la playa, disfrutando de un asado y compartiendo vino patero, cerveza y queso artesanal-mi peor pesadilla al estar a dieta-.

Los primeros días caminamos por la ciudad conocí las plazas, los restaurantes, los caminitos diversos para llegar a `casa´. Adoro viajar y seguir conociendo, eso fue para mi Colón. Eso me regaló Entre Ríos. A soñar despierta sonriendo al ver los hermosos paisajes que nos regalaba cada mañana la vida. ¿Qué me deja Colón? Me llenó de una inmensa paz, de una energía maravillosa, me hizo pensar cada instante.

Me habían contado antes acerca de las termas, pero fue hasta ahora que en verdad entendí lo necesario que es tomarnos un tiempo para nosotros mismos, para consentirnos.

Durante ese tiempo me llené los ojos de bosque, de río, de playa, de artesanías y gastronomía. Conocí el Sótano de los quesos, El Viejo Almacén, Las Termas de Colón, la Heladería Italia, el paseo de los artesanos, las callecitas empedradas y hasta degusté surubí a la parrilla.

He tomado este viaje como el mejor pre quirúrgico que nadie podría tener, que importa lo que ocurra, ciertamente esta semana fue una de las mejores de mi vida.

El mejor cumpleaños, la mejor compañía, el mejor regalo, las mejores historias de vida, cosas que nada tienen que ver con el dinero pero si con la recolección de sonrisas.

Los 35 llegaron de sorpresa, así como mi próxima cirugía, prometo no desaparecer más de estas líneas. Regreso a Buenos Aires colmada de bendiciones y reflexionando que este fue el primer viaje y sin duda uno de los más significativos pues a partir de hoy todo va cambiar. Esa fue una de las promesas de viaje que me hice a mi misma, hay algunos cosas que aùn tengo que hacer y bueno Fede y yo quizá en poco tiempo estemos en México de visita pues hay que festejar la vida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.