• Regístrate
Estás leyendo: Proceso electoral en quiebra moral
Comparte esta noticia

Entre ciudadanos

Proceso electoral en quiebra moral

Ma. del Carmen Platas Pacheco

Publicidad
Publicidad

Así, a la mexicana, pero siempre "en el marco de la ley", en este mes de octubre asistimos al arranque formal del proceso electoral que culminará con la elección de 18 gobernadores, la renovación de la Cámara de Diputados, y cientos de diputados locales, presidentes municipales y demás cargos de elección ciudadana.

El 2015 será un año de gran movimiento y derroche en anuncios de radio y televisión, posters que se convertirán en basura y en campañas de tierra y pueblo que deberán realizar los candidatos, gorras y camisetas incluidas, en busca de apoyo popular y por supuesto del voto.

Los ciudadanos no debemos permitir que influya en nuestro ánimo el aburrimiento y la canción de siempre sobre nuestra expectativa cansada e insatisfecha de no poder esperar nada nuevo ni mejor de los políticos.

El momento actual nos exige sobreponernos a la indiferencia y la inactividad ante la espectacularidad de triunfos arrolladores, carros completos y la hegemonía del partido en el poder -el PRI- que, sin duda, en la contienda de 2015 se verá fortalecido aún más, precisamente porque cuenta con la inacción de nuestra sociedad hastiada.

Es urgente que los ciudadanos demos un paso al frente y nos decidamos a salir y defender lo que es nuestro: el espacio político, comunitario y social donde construir ciudadanía y hacer la vida diaria.

La quiebra moral de la política y de los políticos cargados de promesas incumplidas y de abusos indignantes convocan a un cambio de actitud ciudadana que debe iniciar por no permitir ni un acto más de corrupción en quienes están para servirnos pero en realidad se sirven de nosotros y de lo nuestro.

Para despertar del letargo, es necesario tener confianza en nosotros mismos, en el valor de nuestro voto, y desde este poder recuperar el deseo de felicidad, de bien y de paz inherentes al orden y al progreso que la política auténtica debe procurar. Esto exige re moralizar la política y a los políticos, es decir, superar la quiebra moral en que hoy nos encontramos.

Ya es tiempo de repensar la política como actividad humana para hacerse y vivirse en serio, con ética; precisamente porque la ética política es posible, vale la pena pensar en positivo, más que comisiones anti corrupción, lo que en realidad los mexicanos necesitamos es ética personal y profesional en todos los políticos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.