• Regístrate
Estás leyendo: Fumando espero, enfermedades y muerte
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 01:11 Hoy

Entre ciudadanos

Fumando espero, enfermedades y muerte

Ma. del Carmen Platas Pacheco

Publicidad
Publicidad

Con ocasión del Día mundial sin tabaco, que se celebró el 31 de mayo pasado, la Organización Mundial de la Salud, OMS, publicó un interesante y al mismo tiempo alarmante estudio donde, entre otros aspectos, señala que los efectos mortales del tabaco superan en el doble de incidencias a las muertes asociadas al alcoholismo, es decir, que por cada persona que fallece a consecuencia de la adicción al alcohol, fallecen dos por el vicio del cigarro.

En los resultados de su estudio, la propia organización refiere que cada seis segundos muere una persona en el mundo a consecuencia del tabaquismo, es decir, cada día mueren 14,600 personas en el mundo por esta razón. El consumo de tabaco es tan nocivo para la salud que según afirman los médicos expertos en el tema, se trata del único producto "legal" que termina con la vida de por lo menos del 50% de sus consumidores.

Las áreas de oportunidad que existen en nuestro país para desalentar el consumo de tabaco son enormes, por ejemplo, está la restricción de fumar en espacios públicos, ésta es una práctica vivida en muchas ciudades y países, sin embargo, en México solo se aplica de manera parcial. En muchos países de Europa, los impuestos al tabaco y su consumo son de poco más del 75% y las restricciones a la venta son múltiples, dificultando con estas acciones el acceso real al cigarro y en consecuencia se desalienta su consumo.

Un falso discurso libertario, plagado de argumentos inconsistentes, se esconde bajo las apariencias del derecho al consumo. Como es lógico, previo y superior a ese derecho existe el de la salud, y si determinadas conductas, en este caso el consumo de tabaco, afectan mortalmente a fumadores activos y pasivos, es claro que el pretendido derecho al consumo de tabaco en realidad no lo es, porque al ejercer los actos de fumar se lesiona el derecho a la salud del propio adicto y de todos los demás porque en términos de salud pública, los costos los pagamos todos.

Los expertos afirman que sobran evidencias científicas que demuestran de forma irrefutable que el cáncer pulmonar, bucal, de faringe, intestinos y estómago, lo mismo que las enfermedades cerebrovasculares y el infarto al miocardio son patologías incapacitantes y mortales vinculadas al vicio del tabaquismo, ¿bajo qué argumento lógico y racional una persona puede tener derecho a causarse este daño y causárselo a otros?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.