• Regístrate
Estás leyendo: En límites de la perversión democrática
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 02:59 Hoy

Entre ciudadanos

En límites de la perversión democrática

Ma. del Carmen Platas Pacheco

Publicidad
Publicidad

En la contienda electoral por la gubernatura de 12 estados, el pasado 5 de junio, es evidente que más allá del triunfo político del PAN sobre el PRI, la gran perdedora del proceso es la ciudadanía. Nuestro sistema democrático es simple y un voto hace la diferencia entre ganar y perder, sin importar a cuánto ascienda o cuál sea el número real de electores inscritos en el padrón que sufragaron. Así se explican "triunfos" con abstencionismos altísimos, que dan cuenta de la llegada de personas con enormes carencias morales y profesionales a puestos de gobierno, haciendo de su ejercicio del poder un continuo de actos de corrupción que en nada benefician ni respetan a los gobernados.

Desde luego, parte fundamental del juego político es festejar los triunfos, pero ¿cómo se puede llamar victoria al resultado electoral de ventaja obtenido en el universo de un padrón donde más de 50 por ciento de la ciudadanía no votó o anuló su voto? Desde la perspectiva de la teoría política, la democracia se justifica como forma de gobierno porque es capaz, al menos en teoría, de construir un modelo de bienestar social en consistencia con los derechos humanos, garantizando la seguridad y la paz.

Como estamos viendo, lamentablemente en ningún estado de todo el país se cumple con las exigencias mínimas que justifican el altísimo costo de vivir, en teoría, en democracia; pero además, la propia esclerosis gubernamental ha creado una compleja y carísima parafernalia electoral que, lejos de alentar la participación ciudadana en el desarrollo de una cultura cívica robusta y saludable, advertimos que a posiciones de gobierno arriban grupos de interés que se reparten el poder y los privilegios, de manera que ante ese lamentable y reiterado espectáculo de corrupción, los ciudadanos desconfían y se abstienen de participar. Cada vez es más frecuente que a los gobernadores que terminan su gestión —hinchados de dinero mal habido, con sobreendeudamiento de sus estados— al dejar el cargo se inicie en su contra un proceso de persecución judicial, auspiciado por el gobernador entrante; estas dinámicas de posicionamiento del nuevo gobierno, al exhibir el límite de la perversión democrática, hacen un gravísimo daño al país.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.