• Regístrate
Estás leyendo: Corrupción y pensiones: Pemex y CFE
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 12:43 Hoy

Entre ciudadanos

Corrupción y pensiones: Pemex y CFE

Ma. del Carmen Platas Pacheco

Publicidad
Publicidad

El avasallador ritmo legislativo reformista que hemos vivido en los dos años, del actual gobierno, desde luego no podía soslayar el escabroso asunto de los 150 mil trabajadores activos de Pemex y 70 mil jubilados, además de otros tantos miles de la CFE.

Llama la atención que "la creativa" solución para encarar el enorme reto de pagar pensiones a todos esos trabajadores, que no aportan y no aportaron un solo centavo durante su vida laboral para generar su "fondo de pensiones", se les haya ocurrido a los brillantes legisladores.

Ellos proponen que ese inmenso déficit de miles de millones de pesos de ahorro no generado, sea cubierto con el ahorro de esos otros 14 millones de mexicanos con cuentas activas en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR y Afores).

Lo burdo e injusto del planteamiento llena de desesperanza a estos 14 millones de mexicanos que no pueden hacer nada para evitar el cínico robo del dinero que han ahorrado a lo largo de años con una parte de su salario, para disponer de una pensión digna cuando llegue el complicado y en todos sentidos costoso y sufrido tiempo de la vejez.

Ciertamente, el contrato colectivo de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, no prevé la obligación para el trabajador de aportar parte de su salario para la constitución de una masa monetaria que permita sufragar las pensiones de sus trabajadores jubilados, pero no es explicable ni justificable que en la mente de los legisladores ese "error u omisión contractual" se convierta en una carga o deuda que deban cubrir los trabajadores de otras empresas que sí han aportado, previendo una circunstancia de vida cómoda y digna que será afectada al tener que "compartir" un ahorro que no fue generado por los beneficiados impuestos de Petróleos Mexicanos y la comisión Federal de Electricidad.

La lógica de este abuso muestra que en este país existen trabajadores privilegiados y con derecho a jubilación del 100 por ciento desde los 55 años de edad, que precisamente son los de Pemex, y otro segmento, mucho más numeroso, de trabajadores que obligadamente deben aportar una parte de su salario al "fondo de ahorro para el retiro", y que en realidad disfrutarán quienes no hicieron nada para generar ese bien económico.

En estricto sentido estamos frente a un abuso de autoridad que lastima, ofende y divide aún más a los mexicanos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.