• Regístrate
Estás leyendo: Aprender de la derrota
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 04:44 Hoy

Entre ciudadanos

Aprender de la derrota

Ma. del Carmen Platas Pacheco

Publicidad
Publicidad

La contundente y estrepitosa derrota sufrida por la selección de Brasil frente a la de Alemania 1-7 en la etapa de semifinales y después en finales frente a la de Holanda 0-3, desde luego, admite múltiples lecturas y comentarios que rebasan con mucho la perspectiva deportiva y futbolística, precisamente al tratarse del país anfitrión de esa magna celebración de la Copa Mundial de Futbol, Brasil 2014. Justo allí, en la tierra de grandes campeones que han hecho de ese juego el deporte nacional, con el sello de la alegría y la chispa de la samba y la bossa nova.

La derrota y la humillación vividas, son manifestación de una realidad mucho más profunda y grave. Esa tendencia de Brasil, iniciada en el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula Da Silva (2003-2010) al crear el mito del mágico desarrollo económico, el gigante dormido de Sudamérica, llamado a incorporarse rápidamente a las grandes potencias mundiales. No deja de ser paradójico que haya sido precisamente la selección de Alemania, hoy por hoy, el país más rico, poderoso y estable de Europa, el que le propinó a este falso gigante esa histórica y descomunal paliza de 7-1.

La verdad es que el milagro económico brasileño de Lula sólo existió en su mente, su política populista ofreció datos estadísticos que hacían creer lo que él afirmaba.

Lo cierto es que la realidad se ha impuesto a la ficción y los millones de pobres que sobreviven en las favelas desmienten el fugaz fuego de artificio, con que el expresidente Lula contrajo compromisos internacionales tan grandes como éste, de la Copa Mundial de Futbol 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Lejanos en el tiempo quedaron los esfuerzos del presidente Fernando Henrique Cardoso, él en verdad ordenó las finanzas y proveyó leyes e instituciones para el desarrollo real de Brasil.

Hoy todo ese denuedo ha quedado rebasado por una estrategia de fantasía, apariencia y ficción, que ni en el futbol ni en la política le hace justicia al pueblo de Brasil, quien está decepcionado de su equipo de futbol y cansado de ofrecer un espectáculo costosísimo, donde solo ganan los políticos que se promueven y divierten en una fiesta que pagarán varias generaciones de brasileiros, cuyos ingresos no alcanzan para asistir a los estadios construidos con el dinero que ellos, sus hijos y nietos con seguridad pagarán.

www.razonamientojudicial.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.