• Regístrate
Estás leyendo: Tercer debate
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 00:55 Hoy

Vida cotidiana

Tercer debate

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Después de ver el tercer debate, de escuchar a los analistas políticos, todo indica que la elección a la Presidencia de la República será de dos, de Andrés Manuel López Obrador, abanderado de Morena y de Antonio Meade, del PRI, ya que al panista Ricardo Anaya lo bajaron de la contienda con los famosos videos de los Barreiro. 


Hubo preguntas que los moderadores hicieron y al final, los candidatos cambiaban sus respuestas por lo que a ellos les interesaba, olvidándose de aquellos que formularon los cuestionamientos y haciéndole poco caso a quienes dirigieron el debate. 


El tabasqueño, nadó nuevamente de “muertito”, siguió con su misma tónica, la de no enojarse, de no aceptar las acusaciones en su contra y habló de echar abajo la Reforma Educativa. No cabe duda que tuvo una postura populista, habló de los maestros a los que habrá de “proteger”, para lograr tener su voto y el de sus familias, olvidándose que lo más importante en un salón de clases, son los alumnos. 


Ricardo Anaya fue duro con López Obrador, sabiendo que nada tiene que perder, por lo cual lo acusó de haberle dado adjudicaciones al contratista José Manuel Rioboó, además de ser el que puso a “El Peje” en contra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Ricardo Anaya a cualquier pregunta, siempre decía que él se comprometía a todo, además, supuestamente mostró documentos que no corresponden a las acusaciones que le hicieron, buscando desmarcarse ante millones de mexicanos. 


Por otro lado, Antonio Meade se la llevó con calma, lanzando dardos venenosos tanto a López Obrador como a Ricardo Anaya, además buscó que sus rivales políticos no lo atacaran con el tema Odebrecht. Jaime Rodríguez “El Bronco”, quizá fue el más ecuánime, quien dejó que los otros tres candidatos se tiraran hasta con la cubeta y él presentó propuestas, habló de lo que le ha dado resultados en Nuevo León. 


En fin, este tercer debate fue más de lo mismo, de ataques, en donde Ricardo Anaya se dijo el ganador, mientras que en el ánimo de los mexicanos, es el gran perdedor, ya que no ha podido quitarse el estigma del “lavado de dinero”. Lo que dejó este tercer debate, es que los candidatos son corruptos, ya que todos se acusaron de corrupción. 



walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.