• Regístrate
Estás leyendo: También hace aire
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 18:06 Hoy

Vida cotidiana

También hace aire

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

En Torreón, los delincuentes del fuero común no aflojan el paso, lo mismo asaltan a un transeúnte que a una miscelánea. También los hay más atrevidos, los que atracan las tiendas de conveniencia o comercios establecidos, sin olvidar a aquellos que se dedican al robo de vehículos estacionados o en movimiento, haciéndolo en forma violenta.

Pero esta situación no solamente la vive Torreón, también en la ciudad de Durango sus habitantes están sufriendo los embates de los delincuentes, además, el comercio en el primer cuadro de la capital duranguense se ha visto afectado por tanto hurto, pese a que los empresarios han buscado una y mil formas de protegerse mediante una vigilancia pagada por ellos, ya que la policía municipal, simplemente brilla por su ausencia, sin que el alcalde José Ramón Enríquez Herrera, se preocupe por el grave problema.

Este presidente municipal, quien ni es de aquí como tampoco de allá, ya que ha pertenecido a varios partidos políticos, se ha caracterizado por tener una mala administración, en donde parece que nada de lo que suceda en su municipio le preocupa, ya que para él lo más importante y lo único, es lucirse, es pensar en ser el sucesor de José Rosas Aispuro.

No cabe duda que en la ciudad de Durango también hace aire, ya que la ciudadanía no está nada conforme con lo que están viviendo, piden ya un alto a la inseguridad, exigen que el presidente municipal Enríquez Herrera ya se ponga a trabajar. Los comerciantes están resintiendo, ya que el robo aumentó en un 20 por ciento y pese a que los empresarios contrataron vigilancia privada ante la nula presencia de la policía municipal, no han podido parar los atracos, lo cual ya los tiene desesperados. Se ha dicho hasta el cansancio por parte del sector empresarial, que debe de haber una coordinación entre los agentes municipales y estatales, pero también se comenta que el alcalde José Ramón Enríquez, nada quiere con el estado, por eso sus policías no reciben órdenes más que de él, lo cual está afectando a la capital del estado. Los duranguenses están molestos y si el alcalde no cambia, habrán de tomar acciones para exigir que cumpla con su deber.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.