• Regístrate
Estás leyendo: Por las lluvias
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 01:10 Hoy

Vida cotidiana

Por las lluvias

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Apenas empezó a llover en la región lagunera y de inmediato se presentaron los accidentes viales, uno de ellos de fatales consecuencias.

Se ha dicho hasta el cansancio que muchos conductores no respetan los señalamientos viales y mucho menos los límites de velocidad, además que van manejando y hablando por celular o mandando mensajes de texto, todo ello ante la complacencia de las autoridades de Tránsito y Vialidad.

El periférico, es una vía rápida que nadie vigila, en donde automovilistas y traileros conducen a exceso de velocidad, por lo que los percances viales en ese sitio son constantes y muchos de ellos han provocado decesos de personas inocentes.

La imprudencia de muchos conductores se pudo observar en los últimos accidentes, en donde por no respetar los límites de velocidad, no guardar su distancia y el pavimento mojado, se presentaron una carambola múltiple, en la cual participaron 28 vehículos, una camioneta que perdió el control y derribó un poste de concreto y en la Torreón-San Pedro, un hombre se descontroló, patinó, invadió carril y otro auto que venía en el sentido contrario lo impactó, provocando su muerte al golpearse el abdomen con el volante.

Es una realidad la falta de vigilancia y si las autoridades hicieran cumplir el reglamento, otro gallo cantaría.

Pero eso no sucede, ya que mucho se ha hablado que en la Torreón-San Pedro habría vigilancia, estarían los agentes de Tránsito vigilando a los conductores “acelerados”, a los “correlones”, para infraccionarlos.

Pero eso no sucede, siguen los automovilistas manejando como si los fuera persiguiendo el mismo demonio, sin pensar en las consecuencias, poniendo en riesgo la vida de terceras personas.

No puede ser posible que en Torreón, Gómez Palacio y Lerdo, los automovilistas, los policías, tránsitos o cualquier corporación policiaca, no respeten ni los señalamientos en los semáforos, que invadan las rayas por donde pasan los peatones y dan vuelta en lugares prohibidos.

Tanto se habla del reglamento de Tránsito, de la homologación del mismo, cuando la realidad es que todo queda en palabras, en papeles firmados, pero en los hechos, las autoridades nunca actúan. Se dijo que el costo de las infracciones se elevaría para que quienes cometan las faltas, lo piensen dos veces.

Pero que es lo que pasa, que los agentes de Vialidad no aplican el Reglamento Vial, pero si aplican el de ellos, el de las cuotas por hablar por celular, por pasarse una luz roja, por no respetar los límites de velocidad y lo que cobran, va a sus bolsillos.

No se hace cumplir con el reglamento y las consecuencias son fatales.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.