• Regístrate
Estás leyendo: Otra raya más...
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 22:25 Hoy

Vida cotidiana

Otra raya más...

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Todavía no se terminan de pagar los gastos de la temporada navideña, se sufrió la cuesta de enero, misma que se está prolongando hasta febrero, cuando de pronto llega un gasto más, del cual los enamorados y de aquellos que quieren quedar bien no se pueden escapar.

Celebrar el Día del Amor y La Amistad es algo que no se puede evitar, ya que es parte de la vida darle en esta día un detalle o un buen regalo a un ser querido, a esa persona que se ama tanto, sea de novios como de casados o bien, en la tercera edad.

También hay aquellos que sienten mucho amor por sus padres, por lo que este día 14 de febrero sienten que tienen que darles un bonito regalo, como agradecimiento por habernos dado la vida, por trazarnos un camino y con sacrificios hacernos personas de bien.

Este día del amor, de nueva cuenta vuelven a aparecer las tarjetas de crédito, sin importar que en las mismas se deban los regalos de navidad, por lo que otra raya más al tigre no se notará.

Los centros comerciales, las zapaterías, las boutiques, joyerías, perfumerías y no se diga las que venden teléfonos celulares, accesorios y equipos de cómputo, se verán beneficiadas con las compras de los regalos. También muchos restaurantes ya están de manteles largos, con adornos alusivos a este día, esperan a los enamorados para disfrutar de un momento agradable.

Sabemos que los gastos fueron muchos, se tuvieron que pagar las cenas de Navidad y Año Nuevo, los regalos de Santa Clós, los de los Reyes Magos, las roscas de reyes y para terminar, los tamales.

Ahora, mes y medio de las fiestas navideñas, hay que sacar lo que se tenía para pagar las deudas, las colegiaturas y los pagos de la casa, ya que el Día del Amor y La Amistad no puede pasar desapercibido, ya que el amor no espera y hay que llegar con un buen regalo para que le puedan dar el sí.

Las flores son la mejor arma para llegar al corazón del ser amado y con eso en ocasiones es más que suficiente. Pero hay aquellos, hombres y mujeres, que prefieren endeudarse y regalar desde un reloj, un perfume, aretes, unos anillos, hasta una computadora.

Es por eso que una raya más al tigre, nadie la notará.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.