• Regístrate
Estás leyendo: Muchas vidas
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 15:26 Hoy

Vida cotidiana

Muchas vidas

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Cada ocasión que se suelta el agua de las presas para los ciclos agrícolas, la muerte ronda los canales de riego, principalmente el Sacramento, el cual pasa por Ciudad Juárez, Lerdo, Gómez Palacio y de ahí se dirige hacia Torreón, para después distribuirse en Matamoros, Madero y San Pedro.

No se entiende por qué se suscitan tantos decesos, por qué la imprudencia lleva a muchas personas a intentar vencer las aguas del Río Nazas, cuando desde hace muchos años se sabe que son traicioneras, que traen mucha corriente y que en el lecho se forman remolinos, los cuales cuando atrapan algo, no lo dejan salir a las superficie.

Las autoridades de los diferentes municipios han hecho campañas, han colocado letreros, en los cuales se les dice a las personas que está prohibido meterse a nadar, ya que de encontrarlos dentro de las aguas, serán multados.

Eso parece no importarles a aquellos “intrépidos”, quienes haciendo caso omiso arriesgan sus vidas y en ocasiones, las de muchos otros más, quienes buscando rescatarlos, también se ahogan en el intento.

Cada ocasión que corre agua por los canales, lo mismo vemos decesos en la represa de Ciudad Juárez, que en el canal de Sacramento o en los canales de riego que pasan por los diferentes municipios. Cuando no son jóvenes imprudentes los que retan a la muerte, lo son adultos en estado inconveniente, quienes ya con unas copas de más, deciden mostrar su valentía y se lanzan a nadar a las frías y peligrosas aguas, en muchas ocasiones con finales fatales. En los últimos días, un joven que acudió con su familia a un día de campo, se metió a nadar y fue tragado por las aguas, por lo que su cuerpo apareció cuatro días después.

La noche del miércoles, un hombre joven, caminaba junto a su esposa e hijas por la orilla del canal del Sacramento, en Gómez Palacio y en determinado momento, resbaló y cayó para no volver a salir. Los cuerpos de Protección Civil, Bomberos y los Buzos Castañeda, de inmediato atienden los llamados, quienes arriesgando sus propias vidas, se dedican a rescatar a esas personas que por imprudencia o por accidente, cayeron a las aguas del Nazas.

En muchas ocasiones las búsquedas son infructuosas y los cuerpos son recuperados hasta que los mismos flotan.

Cada año sucede lo mismo, la muerte ronda los canales y los imprudentes abundan, por lo que al final con sus vidas pagan la consecuencia de sus actos.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.