• Regístrate
Estás leyendo: Mucha felicidad
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 09:28 Hoy

Vida cotidiana

Mucha felicidad

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Andrés Manuel López Obrador ya es presidente electo de México, recibió su constancia que así lo acredita y la sonrisa que traía de oreja a oreja, no podía ocultar la felicidad que sentía, ya que después de tanto luchar, por fin podrá dirigir los destinos de este país. 


En pocas palabras, parecía niño con juguete nuevo. Pero como todo en la vida, no podía faltar el prietito en el arroz y ese fue Elba Esther Gordillo, la exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, quien le robó los reflectores al tabasqueño, luego de que extrañamente fuera dejada en libertad. 


La realidad de quién de “arriba” ordenó la liberación de la profesora nadie la sabe, algunos dicen que fue Enrique Peña Nieto, el actual mandatario de la nación, en respuesta a que “El Peje” se había estado llevando todas las portadas, relegándolo a un segundo término. 


Pero mientras que la maestra era dejada en libertad, López Obrador disfrutó del momento, se podía observar en su rostro una mirada de triunfalismo, de decirle a sus detractores que nada lo detiene para conseguir lo que se propone. El Presidente electo se dio tiempo para recordarle a los mexicanos que él si habrá de cumplir las promesas de campaña, que acabará con la corrupción y agradeció que le dieran su apoyo en las urnas. 


Mientras que el ascenso del tabasqueño apenas empieza, el declive de Enrique Peña Nieto está en su parte final, por lo que estos meses los tendrá que aprovechar el Presidente para limpiar la casa, para cuadrar los números, ya que sabe que Andrés Manuel tomará la Presidencia de la República con la espada desenvainada. 


No cabe duda que López Obrador tiene sentimientos encontrados, que fueron muchas las promesas que hizo, pero también debe de saber que el país vive una crisis de inseguridad muy fuerte, que la relación con Estados Unidos no es nada tersa, que el precio del dólar en cualquier momento se dispara y las gasolinas continúan subiendo, sin que se tenga una fórmula para evitarlo. Ahora, hay que esperar qué va a pasar con la maestra Elba Esther, las decisiones que habrá de tomar López Obrador y cómo cerrará Peña Nieto. Será un final de año movido y diferente. 



walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.