• Regístrate
Estás leyendo: Maletas
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 23:06 Hoy

Vida cotidiana

Maletas

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

En las diferentes alcaldías de la región lagunera de Coahuila, algunos funcionarios ya han empezado a empacar sus cosas, han empezado a guardar todo lo que de su “bolsa” pusieron para mejorar sus oficinas. En la presidencia municipal de Torreón, se observa muy poco movimiento, la entrega-recepción ya inició y la gente de Jorge Zermeño, está muy al pendiente. Se dice que los funcionarios de primer nivel, esos que colocaron cuadros caros en sus oficinas, que llevaron equipos de cómputo modernos, han empezado a retirarlos, ya que temen que se los vayan a querer “confiscar”, cuando ellos los llevaron con dinero de sus sueldos.

Sienten muchos de estos funcionarios, que la mina de oro en la que estaban sentados se está acabando, que solamente les quedan cuatro meses y medio para seguir cobrando en la presidencia municipal y de ahí en adelante, a rascarse con sus propias uñas, claro, ya que con un buen guardadito que hicieron durante la actual administración.

También hay algunos que sienten tener su futuro asegurado, al ser muy amigos o gente muy cercana a Miguel Riquelme, el gobernador electo. Muchos de estos personajes de la política, pese a tener sus carreras terminadas, nunca las han ejercido, ya que sienten que el dedicarse a la política les deja mejores dividendos, tienen vehículos, les dan para gasolina, además cuentan con viáticos y la mayoría hasta con chofer cuentan, sin contar que han comprado sus “humildes” viviendas, en los sectores más caros de Torreón. Muchos empleados municipales, saben que son tan sólo cuatro meses los que faltan, por lo cual están a la espera de hacer la entrega a la nueva administración, esperando no dejarle problemas al actual alcalde.

Estos trabajadores, prácticamente se la llevan tranquila, solamente dan “bolita” para pasar el tiempo y atender los pocos casos que se les presenten. En pocas palabras a trabajar solamente para cumplir y checar tarjeta, ya que de lo contrario, corren el riesgo de que no les paguen. Están llegando al final del camino y la realidad es que si los empleados no son sindicalizados, lo más seguro es que a partir del primero de enero del 2018, pasarán a formar parte de la lista de desempleados.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.