• Regístrate
Estás leyendo: Lo mismo de siempre
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 16:52 Hoy

Vida cotidiana

Lo mismo de siempre

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

En cada ocasión en que se presentan elecciones a las gubernaturas, alcaldías y diputaciones locales, tanto en Coahuila como en Durango, aparece el golpeteo, empiezan los candidatos a lanzarse con todo, buscando denostar a los rivales y así tratar de ganar adeptos. Pero también se da una práctica muy socorrida, la de ‘piratear’ militantes de otros partidos, para llevárselos a sus filas y de pasada, hacer ver mal a sus rivales políticos.

En ambas entidades es muy común que esta práctica la lleven a cabo priístas y panistas, por lo que es parte de la “guerra sucia” que practican para buscar debilitarse, para mostrar a los ciudadanos lo mal que unos andan y lo bien que el otro partido se encuentra. Hace unos días, los del Partido Acción Nacional, anunciaron en Gómez Palacio la renuncia al PRI de un dirigente campesino, por lo que hasta rueda de prensa convocaron.

Los del tricolor se las reviraron e hicieron lo mismo con un regidor del blanquiazul, quien ahora se convirtió en un priísta de “hueso colorado’. Esto mismo se presenta en Gómez Palacio, en Lerdo o en Durango, así como en regiones intermedias, como la llamada región de Los Llanos, en donde el candidato del PRI, Esteban Villegas, de la noche a la mañana ya tenía 100 nuevos militantes que pertenecían al PAN, quienes declararon su renuncia y se unieron al ‘proyecto’ priísta.

El panista José Rosas Aispuro, tampoco se deja y se la pasa lanzándoles piedras a los Revolucionario Institucional, además siempre está a le espera de los errores de su rival priísta. En Coahuila se ha presentado esta misma “guerra sucia”, en donde militantes de arraigo de uno u otro partido, de pronto se olvidan de su pasado y pasan a convertirse en nuevos priístas o panistas.

Se ha dado el caso que en Torreón, varios panistas ahora son priístas, entre ellos Luis Gurza Jaidar, quien hasta una diputación con los colores del PRI alcanzó, mientras que José Máynes, después de sudar la camiseta con la gente del blanquiazul, de trabajar con Guillermo Anaya, Jesús de León Tello y compañía, dijo adiós al organismo político que lo vio nacer, por lo cual ahora hasta trabajo tiene en la presidencia municipal.

Esto es apenas el principio y se espera que en esta época de campañas en el estado de Durango, continúe la ‘piratería’ y aumenten los golpes bajos entre los candidatos tanto a la gubernatura, como a las alcaldías y diputaciones.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.