• Regístrate
Estás leyendo: Llega el agua
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 07:40 Hoy

Vida cotidiana

Llega el agua

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Se abrieron las presas y de nueva cuenta empezó a correr el agua por el lecho del río Nazas, esperando que la misma llegue a los campos de cultivo de la región lagunera. Anteriormente, todo era fiesta, se celebraba la salida del líquido y en la represa San Fernando, realizaban un convivio en donde hasta música había, ya que todos esperaban con gran esperanza este momento.

Ahora, ni fiesta, ni música, ya que parece que los productores no tienen nada que festejar y no se sabe si es por la situación que vive el campo lagunero, o bien, alguien de tajo acabó con la tradición.

La gente que siembra en esta temporada, está temerosa, ya que saben que sus ahorros se pueden perder, luego de que siempre aparecen las plagas, las cuales acaban con sus cultivos, provocando pérdidas millonarias.

También tienen temor a los cambios climáticos, le temen a la naturaleza, ya que en cualquier momento en la región se pueden registrar fuertes vientos, las tradicionales tolvaneras, además lluvias atípicas y hasta granizadas, las cuales dañarían desde las siembras de sorgo, maíz forrajero, algodón, hasta las plantas de melón y sandía.

La gente del campo en esta época pide dinero prestado para comprar semillas, fertilizante, para adquirir maquinaria o bien, para pagar mano de obra, con la esperanza que todo les salga bien y que el agua rodada, esa que soltaron de las presas, sea suficiente y les alcance para que sus siembras no tengan problemas. Pero por el otro lado, normalmente cuando corre el agua por el Nazas, se llenan los canales en los diferentes municipios, lo cual es una “invitación” a la gente a meterse a nadar, sin pensar en el peligro.

Cada año, las frías y traicioneras aguas que corren por los canales como el Sacramento o cualquier otro que pasa por Lerdo, Gómez Palacio y demás, cobran víctimas, ya que mucha gente no mide el peligro que representa meterse a nadar, por lo cual son arrastradas por la fuerte corriente hasta acabar con sus vidas.

En estos momentos, ya hay una campaña en Gómez Palacio para hacer conciencia, para pedirle a las personas que no se metan a los canales, ya que los mismos traen arrastrando troncos, ramas, basura y todo lo que la gente tira dentro de ellos, convirtiéndolos en trampas mortales.

Ahora, hay que esperar a que los laguneros entiendan, que si se meten, están jugando con sus vidas, por lo que de hacerlo, es muy probable que algunos pasen a formar parte de las estadísticas. También hay que esperar que estas aguas, peligrosas para unos, sean de gran beneficio para el campo lagunero y que los productores vuelvan a tener buenas cosechas.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.