• Regístrate
Estás leyendo: La Laguna, una laguna
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 20:44 Hoy

Vida cotidiana

La Laguna, una laguna

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Después de las lluvias de la madrugada de este viernes, acompañadas por fuertes rachas de viento, las inundaciones no se hicieron esperar. Ahora las precipitaciones no solamente fueron en las cabeceras municipales de Torreón o Gómez Palacio, también se dejaron sentir en el área de la periferia, en comunidades ejidales, provocando enormes lagunas.

Esto mismo se vivió en Matamoros, Madero y San Pedro, así como en Tlahualilo y Mapimí, dejando caos y destrucción a su paso.

Muchas viviendas que ya se encontraban resentidas por las anteriores lluvias, con la precipitación de la madrugada del viernes se vinieron abajo, en algunas los techos colapsaron y en otras, el agua entró hasta la cocina.

En Torreón, fue el oriente el sector más afectado y quienes querían transitar por el periférico Raúl López Sánchez, tuvieron que quedarse con las ganas, ya que a la altura del puente El Campesino, el lugar era una verdadera laguna. Fueron más de 20 milímetros de agua lo que se registró en la región, algo que no se esperaba, por lo que no cabe duda que la precipitación fue inesperada y los daños se presentaron en diferentes colonias.

Las alcantarillas tapadas, los baches más anchos y profundos, las aguas negras empezaron a brotar por todos lados, mezclándose con las de la lluvia, provocando fétidos olores. Tuvieron que entrar al quite los elementos de la Policía Municipal, al igual que los miembros del Ejército Mexicano, a quienes lo mismo se les veía por la mañana tratando sacar vehículos de los encharcamientos, que llevando a personas en sus unidades.

Muchas viviendas se vieron afectadas y ante la resequedad de la tierra, allá por el ejido La Concha se abrieron dos abras de gran tamaño, convirtiéndose ambas en un peligro. Mientras que para el campo, para recargar los acuíferos las lluvias son benéficas, no cabe duda que para las familias que viven en zonas de riesgo, se convierten estas precipitaciones en una verdadera pesadilla.

Pero parece indicar, que las autoridades pareciera que no les interesa dar solución a estos problemas que padecen los ciudadanos, ya que administraciones pasan y ninguna ha hecho nada por colocar colectores, por tener un buen drenaje y se preocupan más por obras de relumbrón, que por aquellas que afectan a las personas.

Ahora, hay que agregarle los baches, que se están convirtiendo en un grave problema para los automovilistas.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.