• Regístrate
Estás leyendo: La historia se repite
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.10.2018 / 00:55 Hoy

Vida cotidiana

La historia se repite

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Es imposible olvidar aquel terremoto del 85, aquel que destruyera parte de la Ciudad de México, que provocara cientos o miles de muertos.

Ese 19 de septiembre amaneció nuestro país con una noticia trágica, que un sismo de gran magnitud había sacudido la capital del país y algunas ciudades de estados como Oaxaca y Guerrero, dejando una estela de dolor y muerte. Ya pasaron 32 años de aquella tragedia y todavía en la mente de muchos mexicanos están esas imágenes de los edificios que se cayeron, del rescate de cuerpos entre los escombros, de aquellos recién nacidos que salvaron la vida gracias a un milagro divino y además, de la solidaridad de los mexicanos, quienes en tiempo de desgracia sacan lo mejor de sí. Pero fue a partir de esa fecha que todo cambió en el territorio nacional, llegó Protección Civil, se crearon protocolos de seguridad para evitar desgracias en cualquier contingencia de la naturaleza, además, también para evitar que los incendios en viviendas, edificios o en cualquier lugar cobren víctimas. Pero todo indica que la historia de los sismos no tiene fin, ya que hace apenas dos semanas hubo un terremoto que afectó los estados de Chiapas y Oaxaca, mismo que acabó con vidas humanas y destruyó miles de viviendas.

La historia parece repetirse, después de 32 años se presentó otro temblor de 7.1 grados en escala de Ritcher, mismo que afectó estados como Puebla, Morelos, Estado de México y la Ciudad de México. Los capitalinos obedeciendo a los protocolos marcados por Protección Civil, salieron de inmediato a los puntos de reunión, ya que muchos edificios sufrieron graves daños y otros se colapsaron, además hubo personas fallecidas y lesionadas.

Los que vivieron el terremoto del 85 platicaban sus historias, cuando de pronto el recuerdo parece que se hizo realidad, ya que el temblor de 7.1 grados Ritcher, provocó miedo, temor y horror, al pensar que podían cientos de miles de personas, morir atrapadas con el derrumbe de edificios. Si se apoyó a estados como Oaxaca y Chiapas, como mexicanos debemos de dar un poco más para apoyar a los afectados en Puebla, Morelos, Estado de México y la Ciudad de México. Ahora nos toca de nuevo, debemos de ayudar a nuestros hermanos en desgracia.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.