• Regístrate
Estás leyendo: Fiesta en el Nazas
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 21:28 Hoy

Vida cotidiana

Fiesta en el Nazas

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Fue mucho tiempo, algunos esperaban la llegada del agua al lecho seco desde el martes por la tarde, otros esperaron horas durante la noche de ese mismo día y el miércoles, muchos laguneros sabían que el líquido empezaría a arribar por la tarde, lo cual sucedió.

La gente estaba arriba de los puentes, en las márgenes y algunos más aventados, se la pasaban junto a los miembros del Ejército Mexicano, quienes vigilaban que nadie fuera a ingresar.

Fue toda una algarabía ver correr nuevamente el agua por el también llamado Padre Nazas, muchas familias se dieron cita y por la noche, después de terminar sus labores en sus trabajos, los padres de familia decidieron junto a sus hijos recordar viejos tiempos. No faltaron aquellos que poca importancia le daban al hecho de ver correr el agua por el lecho seco, pero otros, si los disfrutaron y una persona comentó, no cabe duda que “todavía somos un pueblo chico”, que todo nos sorprende y hasta festejamos la llegada del agua.

Los momentos que muchas familias vivieron la noche del miércoles, van a ser inolvidables, ya que decidieron no solamente ver correr el agua, sino meterse a nadar, a disfrutar del río. Algunos jovencitos se animaron a darse un chapuzón, pero no faltó aquel padre de familia arriesgado, quien con su bebé en brazos se metió para sentir correr el agua por su cuerpo.

Muchos laguneros acudieron a lo largo del lecho seco, pero la gran mayoría, se apostó a la altura del Puente Plateado, otros en el vado, donde pareciera que el río formaba un remanso, el cual fue aprovechado a la perfección por aquellos aventados, que sin importarles ver el agua revuelta, sin importarles el agua fría, decidieron darse meterse.

Ese fue el inicio, ahora, hay que esperar los efectos que habrá de dejar el agua a su paso, ya que al final puede ocasionar problemas en los pilares de los puentes, desbordarse y llegar a algunas comunidades, dejándolas incomunicadas.

Las autoridades de CNA, Protección Civil y el Ejército Mexicano, están atentas a cualquier contingencia, por lo que vigilan en todos los puntos el paso del agua por el Nazas, para evitar que algún automovilista despistado intente meterse o cualquier tipo de accidentes, así como las columnas de los diferentes puentes. No cabe duda que la llegada del Nazas causó felicidad.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.