• Regístrate
Estás leyendo: Es el riesgo
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 12:29 Hoy

Vida cotidiana

Es el riesgo

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

No cabe duda que las personas que siguen a los candidatos a la gubernatura, corren peligro y prueba de ello lo fue el accidente que sufrieran los seguidores del priísta Esteban Villegas, luego de que al regresar en una camioneta de un acto político, en la carretera libre Durango-Mazatlán, un camión de los conocidos como troceros, esos que cargan madera, les cerró el paso, por lo que el conductor tuvo que virar para evitar el encontronazo y terminar volcándose, dejando un saldo de dos mujeres sin vida y nueve personas más lesionadas.

Estos accidentes, se presentan continuamente durante las campañas de los candidatos a diferentes puestos de elección popular en todo el país, ya que tienen que acudir a comunidades alejadas, las cuales se encuentran enclavadas en las sierras, de difícil acceso, a las cuales llegan por caminos de terracería.

Además, mientras los abanderados de los diferentes partidos regresan a sus bases, los brigadistas saben que su retorno será difícil, tienen que recoger lo que usaron en determinado mitin, por lo cual les gana el tiempo y ya cansados, lo hacen de noche, exponiéndose no solamente a sufrir un accidente vial, sino a ser presas de cualquier delincuente.

Lo que menos se podía esperar era de que el candidato Esteban Villegas, guardara un día de luto, ya que al conocer del accidente, de inmediato se trasladó al hospital para ver a los lesionados, así como entrevistarse con los familiares de las dos activistas que fallecieron, a quienes les dijo que tendrían todo el apoyo.

El abanderado a la gubernatura por parte del PRI, tenía una agenda marcada para sus actos de proselitismo, pero también sabía que de haberla hecho, los duranguenses lo hubieran criticado, lo hubieran crucificado, ya que no lo bajarían de insensible. Villegas Villarreal sabe que ya tenía programada su campaña y suspenderla, le costará volver a encaminarla, un costo que quizá le podría salir caro o bien, muy barato, al ser bien o mal vista su acción, por la clase votante.

Ahora, tanto Esteban Villegas como el panista Rosas Aispuro, saben que no están exentos de los accidentes, de los imponderables, pero también saben que la vida debe de continuar, por lo cual tienen que seguir adelante, cuando ya se está en la búsqueda de una gubernatura.

Ahora lo que debe de preocupar al priísta, es que los lesionados sean bien atendidos, que los familiares de las dos mujeres que fallecieron reciban apoyo, que no sean abandonadas y que gane o pierda, no deje de apoyarlas tanto él como el mismo Partido Revolucionario Institucional.

Esteban Villegas reanudará su campaña, pero sabe que la misma quedará marcada por deceso de estas dos brigadistas que creyeron en él.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.