• Regístrate
Estás leyendo: Cambio de estafeta
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 22:44 Hoy

Vida cotidiana

Cambio de estafeta

Luis Walter Juárez

Publicidad
Publicidad

Entre lluvias, inundaciones, baches, abras y descontento, se van las administraciones municipales de La Laguna de Durango. Algunos todavía alcaldes, sienten que hicieron mucho por sus municipios, pero son tantos los problemas en los mismos, que las obras que realizaron realmente no lucieron.

En Lerdo, el alcalde Luis De Villa se va sin pena ni gloria, ya que fue un munícipe que nunca brilló con luz propia, dejó correr los tres años y las obras en la cabecera municipal, como en la periferia y en el área ejidal, nunca llegaron como se esperaban.

La gente no está contenta con el alcalde lerdense y esperan que su relevo, María Luisa González Achem, pueda enderezar el barco, ya que el municipio necesita que alguien se preocupe por las necesidades de la población.

En Gómez Palacio, José Miguel Campillo Carrete buscó mejorar la calidad de vida de los gomezpalatinos, al realizar diferentes obras de beneficio para niños y jóvenes principalmente.

Lo malo, es que es tan difícil la situación en el municipio, que el pavimento quedó para que lo mejore la próxima administración, así como el drenaje pluvial en diferentes sectores y en el tema de seguridad, nunca se pudo lograr tener una buena policía durante los tres años de administración, por lo que robos a casas-habitación, asaltos a personas como a comercios y no se diga los robos de vehículos, no se pudieron combatir y es fecha en que se siguen presentando.

Será la señora Lety Herrera quien habrá de tomar las riendas del municipio, la que tendrá que enfrentar muchos problemas que los ciudadanos viven, por lo que tendrá que redoblar esfuerzos. Se fueron los tres años muy rápido y mientras que en la región lagunera, el tricolor sigue dominando, ya nada será igual, con un gobernador panista-perredista, quien obviamente habrá de darle prioridad a Durango capital, ciudad que será manejada por un panista-perredista.

Rosas Aispuro, gobernador electo, ha dicho que será parejo y debe serlo, ya que debe entender que ganó la gubernatura no por ser panista, ni por el apoyo perredista, ganó gracias a que la gente salió a votar en contra del PRI.

Los que se van en Gómez Palacio y Lerdo, lo hacen con gusto, ya que de seguir, tendrían a sus espaldas el problema de los desastres por las lluvias y eso mejor, se lo heredan a sus sucesores.


walter.juarez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.