• Regístrate
Estás leyendo: Políticos y ciudadanía
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 21:47 Hoy

Para Reflexionar

Políticos y ciudadanía

Luis Rey Delgado García

Publicidad
Publicidad

La ciudadanía se siente maltratada por una clase política que no responde a sus demandas y vemos signos de desacuerdo que la sociedad está dejando ver, en las calles, en redes sociales, en pronunciamientos, alianzas de organizaciones civiles, con una mayor y mejor participación ciudadana, informada y comprometida.

También vemos lo poco que esto afecta a los políticos. No se observan cambios en su actitud, independientemente del color que representan.

Parece que los políticos estuvieran sordos. Siguen con discursos vacíos, que no convencen; con declaraciones que solo aplauden sus incondicionales; con sus luchas internas, que nos importan bien poco al resto de los mortales y con sus conclaves dónde no perder la cuota de poder es la preocupación. A esto se suma la corrupción que salpica a muchos.

¿Por qué no escuchan los políticos?

Quizá sea porque, hasta hace poco, el discurso era en una sola dirección.

La única interacción o retroalimentación entre políticos y ciudadanos eran las urnas, el único lugar dónde se nos permitía opinar. Ahora, las redes sociales y los medios digitales, nos dejan decir públicamente lo que pensamos y nos han hecho mover de nuestros confortables sillones en busca de respuestas a acciones que nos han tocado la moral o el bolsillo o nos han revuelto el estómago.

También los ciudadanos estamos cada vez más preparados para ser críticos, activos e influyentes y los políticos, por el contrario, cada vez están menos formados, instalados en la medianía, su discurso es pobre y les asusta el debate abierto y por eso hacen oídos sordos a las peticiones de la gente.

Algunas decisiones que se llevan a cabo, con el desacuerdo de la mayoría de la sociedad, no son producto de la inteligencia de los que las dictan sino de nuestra pasividad, falta de decisión y acción colectiva. Somos una sociedad cada vez más preparada y formada, los jóvenes nos dan cada día lecciones de ello. Los huracanes y temblores sacan lo mejor que tenemos dentro. Nos ha vuelto más solidarios, más participativos, responsables y comprometidos.

Tenemos tiempo y ganas para dedicarnos, incluso de manera voluntaria, a plantear propuestas, defender posturas, proponer soluciones. Sólo falta que nos lo creamos.

No nos interesa la política que están haciendo los políticos. Nos interesa una política más pensada y menos clientelar. Nos interesa la política, (rama de la ética), cuyo fin último es el bien común. Nos interesa tener no solo voto, también queremos tener voz, hombres y mujeres protagonistas activos y críticos del funcionamiento social. Realmente tenemos la expectativa de que llegue el momento en que los políticos se atrevan a dialogar para conseguir consensos y realicen una política dónde el ser humano sea un fin y no un medio.


luisrey1@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.