• Regístrate
Estás leyendo: Para este 2018: Prudencia
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:37 Hoy

Para este 2018: Prudencia

Publicidad
Publicidad

La Prudencia, en estricto sentido, es una virtud. Sin embargo a la luz de los valores y en su forma operativa, nos ayuda a actuar con mayor conciencia frente a las situaciones ordinarias de la vida. La prudencia es tan discreta que pasa inadvertida ante nuestros ojos. Nos admiramos de las personas que normalmente toman decisiones acertadas, dando la impresión de jamás equivocarse; sacan adelante y con éxito lo que se proponen; conservan la calma aún en las situaciones difíciles; percibimos su comprensión hacia las personas y jamás ofenden o pierden la compostura. Así es la prudencia: decidida, activa, emprendedora y comprensiva. Por ello habrá que vivirla y hacerla parte de nuestra personalidad.

La prudencia es el valor que nos ayuda a reflexionar y a considerar los efectos que pueden producir nuestras palabras y acciones, teniendo como resultado un actuar correcto en cualquier circunstancia.

Pero primeramente, debemos eliminar de una vez por todas la equivocada imagen que algunas personas tienen de la prudencia como modo de ser: una personalidad gris, insegura y temerosa en su actuar, tímida en sus palabras, introvertida, excesivamente cautelosa y haciendo todo lo posible por no tener problemas... No es raro que una imagen tan poco atractiva provoque el rechazo y hasta la burla de quienes así la entienden.

La prudencia no se forja a través de una apariencia, sino por la manera en que nos conducimos ordinariamente. Posiblemente lo que más nos cuesta trabajo es reflexionar y conservar la calma; la gran mayoría de nuestros desaciertos en la toma de decisiones, en el trato con las personas o al dar opiniones, se deriva de la precipitación, la emoción, el mal humor, una percepción equivocada de la realidad o falta de una completa y adecuada información.

La imprudencia siempre tendrá consecuencias en lo personal y colectivo, según sea el caso: como quienes se adhieren a cualquier actividad por el simple hecho de que “todos” estarán ahí, sin conocer los verdaderos motivos y las consecuencias que pueda traer; el asistir a lugares poco recomendables, creyendo que estamos a salvo; participar en actividades o deportes de alto riesgo sin tener la preparación necesaria, conducir siempre con exceso de velocidad o asumir actitudes temerarias y falsas para “quedar bien” frente a los demás.

Ser prudente es desarrollar la capacidad de pensar, ante acontecimientos o actividades, sobre los riesgos posibles que estos conllevan, y adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios. Y es la virtud cardinal que consiste en discernir y distinguir lo que está bien de lo que está mal y actuar en consecuencia.


luisrey1@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.