• Regístrate
Estás leyendo: Los estilos
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 23:02 Hoy

Para Reflexionar

Los estilos

Luis Rey Delgado García

Publicidad
Publicidad

Cuando nos encontramos en medio de una situación compleja de conflicto u oposición, todos respondemos de una manera distinta, cada quien con su propio estilo y además tendemos a reaccionar según el contexto. 

Luego entonces la manera en que nos comportamos, en medio de nuestra familia, a menudo es diferente a la actitud que asumimos cuando tenemos problemas en el trabajo. No obstante, los diferentes contextos y circunstancias, en la mayoría de los casos tenemos un estilo preferido. 


Algunos prefieren competir y buscan salirse con la suya a como dé lugar. Otros, por el contrario, siempre evitan el conflicto, o se acomodan a los deseos de los demás. El estilo “competitivo” se manifiesta cuando hay mucha preocupación por los deseos propios, y no por los del otro, el resultado es una actitud de competir. Obtener lo que se quiere es el único criterio a seguir, y ya no se detiene uno a reflexionar sobre lo que quieren los demás. Otro estilo diferente es cuando uno “evita el conflicto” u oposición a toda costa, y no afronta directamente los problemas, en el fondo se entiende que no importa ni lo que “uno quiere”, ni lo que “quiere el otro”.


El estilo de “convenir o negociar” supone que uno no deja de preocuparse por la suyo, dando margen a considerar lo que el otro quiere. Normalmente, el proceso se concibe como el esfuerzo de llegar al punto medio entre las dos posturas, o sea, decidir cómo “repartir” el pastel. 


Es decir, que la solución al conflicto exige que cada uno ceda un poco, hasta llegar a un punto medio. Es como la costumbre de regatear en el mercado.


El estilo de “acomodarse” se implementa cuando uno no se preocupa por lo suyo, y sólo busca satisfacer los deseos del otro.


No se encara, sino que siempre cede y acepta lo que los demás quieren. Es todo lo contrario al estilo competitivo. Pero el estilo de “Colaboración” es un fenómeno muy distinto a los otros estilos, y poco practicado. 


Se considera que es posible preocuparse y tratar de cumplir con los propios deseos y objetivos, y a la vez cumplir con los deseos y objetivos del otro. Es el intento por encontrar una solución que permita que ambos se “salgan con la suya”. Mientras que el estilo de “convenir” busca dividir y repartir el pastel, la colaboración lucha por encontrar una manera de ampliarlo e incrementarlo.


En el fondo, en los diferentes contextos, todos estos estilos se pueden considerar como válidos. 

Por ejemplo, si la causa de un conflicto no es importante, vale la pena omitirla para evitarlo. 


En cambio, cuando algo es importante (puede ser una cuestión de principios, o un objetivo considerable, conviene más aplicar un estilo competitivo y no de acomodarse. Lo difícil es saber cuándo corresponde aplicar un estilo u otro. Pero una pauta que podemos considerar establecer es la siguiente: Cuanto más importante, significativa o trascendental sea la relación, más importante será aprender a colaborar y a preocuparse por uno mismo y por el otro.



luisrey1@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.