• Regístrate
Estás leyendo: Habilidades sociales
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 18:05 Hoy

Habilidades sociales

Publicidad
Publicidad

En el transcurso de nuestra vida aprendemos a relacionarnos con los demás y a orientar estas relaciones hacia metas, imaginar e implementar estrategias para solucionar situaciones o conflictos interpersonales, desarrollando competencias sociales.

La competencia social se refiere a un nivel general de eficiencia en las relaciones humanas, mientras que las habilidades sociales representan destrezas específicas para enfrentar con éxito situaciones, conflictos o apuros en las relaciones con otros. El aprendizaje de habilidades sociales incluye entonces procesos cognitivos necesarios para el ajuste social. Para lograr este ajuste la persona requiere desarrollar las capacidades de:

Controlar el tiempo de reacción para procesar información correctamente, sin impulsividad ni inhibición y con cierta tolerancia a la frustración.

Entender los puntos de vista de otros, distanciándose al menos por un momento de la perspectiva propia. Para ello también es necesario controlar el tiempo de reacción antes de responder.

Saberse sujeto capaz de influir en el ambiente con el propio comportamiento. Las personas con un auto concepto restringido se sienten extremadamente dependientes de las circunstancias externas, asumiendo una actitud pasiva frente al entorno. Tener expectativas realistas en relación con las propias habilidades; confianza en que se tienen ciertas destrezas para una cierta situación y suficiente autoestima para arriesgarse a explorar habilidades sociales nuevas, sin sobreexponerse ni negar las limitaciones.

Las habilidades sociales apuntan a la identificación, expresión y elaboración adecuadas de sentimientos y emociones. Esto se refiere a la capacidad de sentir y hacerse sensible frente a lo que nos rodea, traducir estas emociones y sentimientos selectivamente en acciones e ir extrayendo aprendizaje de los logros y dificultades que conllevan estas acciones. Aprendemos a ir matizando nuestras reacciones frente a nosotros mismos y los demás, para lograr una convivencia socialmente aceptable. También desarrollamos “percepción social”, con la cual interpretamos lo más certeramente posible las señales y mensajes verbales y no verbales como lectura del ambiente social y captar las cargas afectivas que se expresan en la comunicación. Desarrollamos la destreza de dar y recibir retroalimentación, de intercambio de manera clara y directa, para corregir y ampliar las propias percepciones.

Cuando no se desarrollan estas competencias sociales encontramos individuos agresivos, impulsivos, desarticulados o individuos inhibidos, alejados, proscritos, que difícilmente pueden establecer relaciones adecuadas y funcionales que no solamente sufren, sino que hacen sufrir a los demás y que poco a poco se van quedando solos, en una soledad fastidiosa.


luisrey1@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.