• Regístrate
Estás leyendo: “Evitadores Sociales”
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 12:35 Hoy

Para Reflexionar

“Evitadores Sociales”

Luis Rey Delgado García

Publicidad
Publicidad

Quienes se encuentran exageradamente sensibles frente a cualquier posibilidad de rechazo, por lo general son “evitadores sociales”. Trastorno caracterizado por un gran temor de no ser aceptado, de ser humillado o sentir vergüenza; no intentan establecer relaciones con otros. Pueden tener un amigo, o dos, como máximo, siempre que les den garantías incondicionales de aceptación.

Quizá por razones psicológicas, traumas o carácter tímido como respuesta social a temores generados en la infancia, entonces la mayoría de las veces el individuo no le interesa el contacto social.

Los evitadores sociales, experimentan una gran necesidad de afecto y aceptación. Pero se retraen porque tienen baja autoestima y mala imagen de sí mismos. Les preocupa mucho la forma en que serán evaluados por los demás.

Y frente a cualquier muestra de desaprobación, por pequeña que sea, se sienten literalmente aplastados. Por eso evitan los contactos. Pero sufren por su incapacidad para relacionarse adecuadamente con otras personas.

Los problemas de evitación pueden presentarse en la primera infancia, después de los dos años y medio, cuando la ansiedad frente a los extraños, fenómeno normal del desarrollo.

Los niños suelen “aferrarse” a quienes los cuidan, manteniendo con ellos una estrecha relación. Sin embargo, cuando deben hablar con gente desconocida, reaccionan con miedo y ansiedad. Cuando se presenta en la adolescencia, puede apreciarse una inhibición y una timidez persistente y excesiva frente a las personas desconocidas. En la edad adulta, a pesar de que no hay estadísticas, este trastorno parece ser bastante común.

Hoy se cuenta con técnicas terapéuticas cuya eficacia se ha comprobado para superar este síndrome o trastorno de la personalidad, pero el éxito del tratamiento siempre va a depender del interés y del esfuerzo que la persona realice para “dejar de evitar”. En otras palabras, para que se arriesgue y compruebe que sus temores son infundados.

Que puede reconocerse a sí mismo como valioso y lograr el contacto social abierto y espontáneo.


luisrey.delgado@grupolala.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.