• Regístrate
Estás leyendo: Discernir
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 21:24 Hoy

Para Reflexionar

Discernir

Luis Rey Delgado García

Publicidad
Publicidad

Cuando formamos un juicio, fruto de la reflexión y el ejercicio consciente, por cuyo medio percibimos la diferencia que existe entre varias cosas, le llamamos discernimiento. Y es que su significado etimológico se forma del sufijo en latín “mentum” que significa “medio o instrumento”. Proviene del latín “discernere” distinguir o separar.


Discernir es una aptitud ligada al juicio moral que permite valorar si una acción es buena o mala, correcta o incorrecta, justa o injusta, habilidad para certificar, afirmar o negar el valor moral de una determinada situación. La palabra discernir es sinónimo de juicio inteligente: distinguir, comprender, es decir, cuando una persona discierne algo comprende, distinguie lo bueno y lo malo, lo correcto e incorrecto, que deriva en ser prudente, primero en su juicio y luego en su actuar.


Lo contrario de discernir es imprudencia, quizá inocencia, pero también insensatez, irreflexión. Se refiere a la persona que no es capaz de hacer un juicio cabal sobre la situación y no aprecia o no es consciente de las consecuencias de sus actos.


Cuando a una persona le proponen un trabajo debe de discernir: analizar lo bueno y lo malo de esa propuesta para tomar una decisión correcta. Lo mismo se requiere para llevar una sana convivencia observando el entorno del grupo de personas para determinar lo bueno, lo correcto, lo decente.


Discernir supone una doble referencia: 

poner en “crisis” y “someter a “prueba”. 


Por un lado, autocriticar nuestro decir y sentir para no caer en ensoñaciones o en posiciones meramente subjetivas; y por otra someter a juicio nuestro modo de estar en la vida y tomar decisiones. Las trampas aparecen estamos atentos a una sola zona de nuestra persona o nuestra actividad, olvidando o no tomando en cuenta otras zonas de la realidad. Lo que consideramos “normal y natural” es muchas veces una construcción interesada. Decir que “así soy” o “así son las cosas” es una manera de encubrir, no de discernir.


Además del discernimiento personal existe el discernimiento social, una forma de consciencia colectiva y de grupo. 


Todas los programas y acciones sociales, instituciones, fundaciones, organizaciones llevan a cabo, continua y periódicamente, por criterios de optimización, de competitividad, de éxito, de eficacia, etc. procesos de análisis, reflexivos y evaluativos de sus planes, proyectos, acciones y pensamientos, practican y ejercen el discernimiento constante, van evaluando y tomando decisiones constantemente sobre sus planes, proyectos y actividades.


Discernir es pensar, evaluar, reflexionar; para corregir, reorientar el rumbo de nuestras acciones, enfocar de manera más completa nuestra visión. Discernir para mejorar y crecer, como personas y como colectivos.



luisrey1@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.