• Regístrate
Estás leyendo: Consumismo
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 21:49 Hoy

Para Reflexionar

Consumismo

Luis Rey Delgado García

Publicidad
Publicidad

Existe el consumo positivo, que es el empleo y uso de las cosas en su justa medida, en la relación con la necesidad y con las exigencias de las personas y, por lo tanto, el consumir es la forma necesaria y natural de relacionarse con las cosas orientadas al desarrollo de la persona. Pero existe otro consumismo, del cual todo el mundo habla alarmado, pero en el que la mayoría se encuentra instalado porque de una manera u otra reporta bienes que satisfacen, es parecido al fenómeno del ecologismo, del cual se habla mucho y se hace poco.

Para hablar de consumismo o sociedad de consumo tenemos que aludir necesariamente al empleo de la energía. En los últimos decenios se ha venido hablando del incremento del consumo de bienes materiales y energéticos, como signo de prosperidad y de felicidad. El consumo de energía equivalía a grado de bienestar, incluso el derroche, lejos de ser considerado como un mal en las sociedades del primer mundo, se tenía como un índice de crecimiento en todos los órdenes. Hoy, sin embargo, comienza a cundir la alarma ante la escasez de recursos energéticos y el derroche parece una “burda paradoja” contra la misma vida de las personas. No obstante, estamos muy lejos de poder controlar el uso y evitar los abusos. Esto significa que existe una gran incoherencia entre los principios de reducción tajante del consumo de energía y la conducta normal del hombre medio del siglo XXI, que dispone, en un alto porcentaje de ventajas materiales de las cuales carecía en los siglos pasados y que suponen un gran consumo de energía. (calefactores, refrigerador, televisión, automóvil, aparatos electrodomésticos, etc.)

Este uso moderno de las cosas, de los objetos y de los medios tecnológicamente avanzados evidentemente no es consumismo, son medios de que dispone para el propio desarrollo, son formas de consumo necesario, sin embargo, todo tiene un límite, un límite razonadamente humano.

“El Traje, los zapatos, el reloj, la nevera, el televisor, la computadora ylos celulares… al poco tiempo y estando aún en buen uso, son desechados y sustituidos por otros, esos bienes, que se pueden usar sin consumir propia o rápidamente, son tratados como consumibles y su sustitución por otros no viene a remediar necesidades, sino a satisfacer caprichos, confundiendo necesidades con deseos incontenibles”

La tendencia generalizada, con evidentes repercusiones en el orden económico, social y ético, son las que nos permiten hablar de consumismo y las que caracterizan a una sociedad de consumo, el peligro es ecológico en el sentido de romper la armonía hombre-naturaleza, (un equilibrio necesario). Consumir es un medio, no un fin. En la sociedad de consumo predomina la tendencia a considerar como fungible o consumible lo que no lo es propiamente, (como cazar por diversión y no por necesidad de alimento; o consumir drogas no por aliviar un dolor, sino por transportarse a un mundo sin él) De esta manera el consumo se convierte en consumismo.


luisrey.delgado@grupolala.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.