• Regístrate
Estás leyendo: Cambio en la forma de leer
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 14:49 Hoy

Para Reflexionar

Cambio en la forma de leer

Luis Rey Delgado García

Publicidad
Publicidad

Internet es hoy para muchos el mayor canal de información.

Cada vez es mayor el tiempo empleado en navegar, ya sea para leer las noticias, revisar el correo, ver vídeos y escuchar música, consultar enciclopedias, mapas y escribir con pocos caracteres. En definitiva, la red filtra gran parte de nuestro acceso a la realidad. El cerebro humano se adapta a cada nuevo cambio e Internet supone uno sin precedentes. Para unos, podría disminuir la capacidad de leer y pensar en profundidad. Para otros, la tecnología se combinará en un futuro próximo con el cerebro para aumentar exponencialmente la capacidad intelectual. Parece ser que enfrentarse a textos largos es ya un problema, se está minando la capacidad de concentración. Antes nos sumergíamos en un libro páginas y páginas hora tras hora. Ahora sólo aguantamos unos cuantos párrafos. La lectura profunda que solía suceder de forma natural se ha convertido en un esfuerzo.

Internet es una enorme posibilidad de aprender, pero también representa una amenaza, puede disminuir nuestra capacidad de concentración, reflexión y contemplación. Lo que perdemos es nuestra capacidad para mantener una línea de pensamiento sostenida durante un periodo largo. Nos hemos vuelto menos capaces de realizar operaciones aritméticas desde que las calculadoras lo hacen por nosotros hace décadas.

Ahora confiamos en Google como un amplificador de nuestra memoria, de hecho, estas herramientas se están volviendo más extendidas y están disponibles todo el tiempo. Todos nosotros, como usuarios “echamos vistazos” a la información, en vez de detenernos en ella. Saltamos de un artículo a otro, sin volver atrás. Leemos una o dos páginas en cada fuente. Dedicamos una media de cuatro minutos por libro electrónico y ocho minutos por periódico electrónico. Está claro que no leemos online en el sentido tradicional, quizá están surgiendo nuevas formas de lectura a medida que echamos vistazos horizontalmente a través de títulos, páginas y resúmenes en busca de satisfacciones inmediatas.

Se trata de un cambio vertiginoso. La Red provoca que nos comportemos de una manera bastante diferente con respecto a la información. Esta nueva manera de buscar información y de leer no sólo afecta a los más jóvenes, a los que se les supone mayor número de horas conectado, sino a individuos de todas las edades. Lo mismo les sucede a maestros, profesores y profesionales de todas las ramas. Todo el mundo muestra un comportamiento de saltos y lecturas “por encima”. Ojalá no caigamos en ser superficiales y perdamos los tranquilos espacios de lectura de un libro, de manera sostenida y sin distracciones, o cualquier otro acto de contemplación, para generar nuestras propias ideas.


luisrey1@prodigy.net.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.