• Regístrate
Estás leyendo: ¿Queremos autoridades débiles?
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 07:57 Hoy

¿Queremos autoridades débiles?

Publicidad
Publicidad

Algo hay en nosotros que no aceptamos una autoridad con capacidad de tomar decisiones. Parece que no queremos autoridades fuertes.

Por alguna razón que está por descubrirse, identificamos espontáneamente a una autoridad fuerte con una dictadura o con cualquier tipo de despotismo. Y les tenemos tanto miedo que hemos hecho todo lo posible por debilitar a nuestros gobiernos. Sí, nuestros prejuicios nos llevan a una falsa disyuntiva: autoridad despótica o autoridad endeble.

Por supuesto que ninguna de estas dos posturas hace posible un gobierno eficaz, capaz de construir algún tipo de bien común.

Solo basta ver el desorden de nuestras ciudades para tener un ejemplo. Aquí no hay planeación que pueda estar por encima del mar de los intereses. El transporte se rige por la única ley del negocio de concesionarios y no hay manera de establecer rutas con una lógica de servicio al ciudadano. El crecimiento de nuestras ciudades responde a una lógica de desarrolladores. Las leyes que indican otros caminos o se rechazan o no se aplican.

Hoy tenemos enormes desafíos para que la zona metropolitana de Monterrey no termine pronto en un gran estacionamiento. Es necesario redensificar la ciudad y abrirse a usos mixtos para que paulatinamente los centros escolares, de trabajo y de consumo estén más cerca de la vivienda.

Claro que un cambio así choca con intereses diversos. Justo para eso (y para muchos otros ejemplos) requerimos de autoridades fortalecidas…

¿Es posible pensar en una autoridad que no sea despótica pero tampoco debilucha? Por supuesto que sí. ¿Cómo? Mediante una democracia también fortalecida, más participativa y transparente, que no produzca autoridades que se descalifican a sí mismas porque, para evitarse problemas o asegurarse una carrera política, responden a los intereses antes que a los votantes que les dieron el poder.

Solo el voto fortalece a nuestros gobiernos y legisladores. El año que inicia es una nueva oportunidad. ¿Queremos seguir teniendo autoridades débiles?

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.