• Regístrate
Estás leyendo: Prevención de la violencia escolar: ya van tarde
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 19:54 Hoy

Prevención de la violencia escolar: ya van tarde

Publicidad
Publicidad

A un año de la tragedia del colegio Americano del Noreste, lo mejor es que no haya sucedido otra de esa magnitud. Las balas que ese día hirieron de muerte a la maestra y al portador del arma y lesionaron gravemente a tres de sus compañeros, también desnudaron, una vez más, al sistema educativo nacional.

Una vez más, sí. La escuela mexicana, incluida la de Nuevo León, lleva más de 20 años en jaque. Por razones diversas: por la falta de evaluación del sistema y de sus maestros, por los pésimos resultados en las primeras evaluaciones internacionales PISA que ponían a los quinceañeros mexicanos a la cola de todos los países de la OCDE en lectura, en matemáticas y en ciencias, por la respuesta negativa del gremio magisterial cuando gobierno y sociedad les exigieron evaluarse para proseguir su carrera, por las malas calificaciones que obtuvieron los egresados de las normales en los primeros exámenes de oposición para obtener plazas, y pónganle los etcéteras que gusten...

El 18 de enero pasado, la tragedia de Monterrey desnudó de nuevo al sistema educativo. En uno de los estados en donde la escuela pública y privada han sido sólidas, resulta que no había departamentos psicológicos, ni evaluación ni observación de factores de riesgo. La violencia de las calles había entrado clandestinamente a los planteles educativos.

Las balas del colegio Americano del Noreste cimbraron el país. Y el estado, claro. A un año, las secretarías de Educación y de Salud presentaron una primera respuesta interesante. Detectaron un riesgo medio o alto de este tipo de conductas en 15 por ciento de los alumnos de educación básica. Casi 50 mil alumnos. Nada menos.

Durante el año, ha habido en el estado situaciones similares, como la del Conalep Valle Verde. Tras la detección, el sistema sigue desafiado. No hay psicólogos de planta en la mayoría de las escuelas, por una comprensible falta de recursos. Falta ahora que operen brigadas de salud mental, cuya tarea sea la de continuar el tratamiento de casos complicados. Ya van tarde.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.