• Regístrate
Estás leyendo: Pedir la cuenta y repartir el costo
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 21:52 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

Pedir la cuenta y repartir el costo

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

Pasado el romance legislativo, las cosas vuelven al origen. En su desamor, las bancadas priista y panista en el Congreso del estado han llegado ya prácticamente a solicitarse el divorcio. La pregunta es si esto producirá algún efecto en los contrapesos del estado.

Es posible que no, pero ayer el coordinador de los diputados panistas, Arturo Salinas, se quejó amargamente de la destitución de Rafael Heredia, titular de Comunicación Social del Congreso, y de Luis García, de la dirección jurídica, ambos miembros del PAN. Argumentó que se trata de una venganza priista.

“No es otra cosa que una venganza, porque los diputados del PAN estamos decididos a rechazar las cuentas de los malos gobiernos de Natividad y de Medina…”, dijo después de solicitar, una vez más, el periodo extraordinario para revisarlas.

Claro que el líder priista, Marco Antonio González, respondió que no, para nada… no era más que un ajuste administrativo como los que hubo antes. Y que tal vez habría más.

“No tiene que ver en ningún sentido con temas partidistas”, añadió y les deseó éxito en su carrera a los despedidos.

La pregunta de si esto tendrá alguna repercusión inmediata en los equilibrios del estado es válida. En realidad porque no es obvio que las tenga. Hay momentos álgidos entre las dos bancadas principales, pero cuando se trata de temas del Palacio de Cantera se unen como matrimonio sólido.

Ayer mismo, después de aquellos despidos y las acusaciones de venganza, aparecieron los diputados muy de acuerdo, cuestionando al gobernador por haber impugnado las recientes reformas a la Constitución que facultaban al Legislativo a modificar el presupuesto.

Ante esto, las bancadas en proceso de divorcio se unen de nuevo. Parecería que sus disputas no van más allá que el reparto de los costos políticos. Lo demás es lo de siempre: adversarios aparentes que se usan mutuamente en busca de razones para oponerse a un tercero. Lo demás es pedir la cuenta y distribuirla. Es el juego de la política.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.