• Regístrate
Estás leyendo: La tenencia y la demencia
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 13:33 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

La tenencia y la demencia

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

La próxima vez que alguien diga en campaña que va a bajar así nomás los impuestos, no va a contar con mi voto. Porque si no sabe lo que dice, no lo merece. Y si lo sabe, tampoco: está haciéndose loco, está mintiendo con todos los dientes.

Simplemente, no me gustaría ser parte de una comunidad que no tiene para satisfacer las necesidades elementales de los ciudadanos y de sus ciudades. Y hasta donde estoy enterado, Dios ya no manda Maná.

Una de las aristas más filosas de la crisis de la clase política y de sus partidos es la libertad de promesa. Hasta donde topó la imaginación, dijeron, comentaron y se comprometieron con tal de ganar. La gente dejó de creer en ellos, pero ellos no creyeron que nadie creía. Hasta que, al menos aquí, los votos se fueron a otra parte y los partidos quedaron contra la pared.

Ahora el punto es que la alternativa independiente criticó a los partidos y sus prácticas, pero no las promesas. Al contrario, las utilizó a diario, como si fueran ellos sus inventores y trajeran la patente en la mano. Ahora tienen un problema: cumplir. Y esta vez no cuentan con la pasividad ciudadana.

Perdón por la herejía, pero yo sí estoy de acuerdo en pagar impuestos. Claro que no estoy de acuerdo en que alguien, por poderoso que sea, convierta el dinero público en parte de su patrimonio privado, aunque lo haga con ingenio. Y claro que tampoco estoy de acuerdo en que los bienes públicos se utilicen sin un cuidado mayor que los bienes propios.

Pero también entiendo que la sospecha de robo nos ha resultado a todos muy conveniente. Para los ciudadanos, el sospechosismo resulta el pretexto perfecto para no pagar impuestos o al menos para no sentirse mal al hacerlo. Para la nueva autoridad es un argumento para no cumplir lo que prometieron. Como anillo al dedo.

Ahora resulta que el gobernador electo no prometió quitar la tenencia, que sólo fue un comentario al pasar durante la campaña. Yo me acuerdo que sí lo hizo... seguramente estoy perdiendo la memoria y en todo este tema de la tenencia sin clemencia me está ganando la demencia.


luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.