• Regístrate
Estás leyendo: Impunidad: para todos hay tarea
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 23:53 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

Impunidad: para todos hay tarea

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

Echarse la bolita unos a otros no lleva a nada. La reciente liberación de secuestradores y homicidas por deficiencias en el proceso ha acabado por enfrentar a los poderes. Si este enfrentamiento tuviera como resultado una real disminución de la impunidad, tendría algún sentido. No lo tiene.

Mejorar la capacidad de castigo a la criminalidad es tarea compleja y sólo se logrará si cada uno pone de su parte. Mire: los procesos de detención son pieza clave y dependen del Poder Ejecutivo, tanto estatal como municipal; si la detención se hace mal, sin cumplir con las formas y los tiempos, se pierde todo lo ganado.

Las investigaciones y las averiguaciones previas son la responsabilidad de la Procuraduría, es decir, del Ejecutivo estatal; una falla en la integración impedirá un castigo adecuado.

La sentencia y los juicios que la anteceden son el tema del Poder Judicial, cuestionado porque, a fin de cuentas, es quien tiene la última palabra. Sus fallas y sus omisiones van directo al resultado.

Y las leyes y procedimientos que todos deben seguir vienen del Poder Legislativo, de los diputados en el Congreso. Cualquier imprecisión genera una ola de interpretaciones de beneficio más que dudoso

Así de complicadas las cosas, lo único que tiene sentido es que cada uno reconozca su área de oportunidad. Y aun así está difícil.

Algunos alcaldes han tomado el toro por los cuernos y se empeñan por buscar capacitación para las corporaciones, pero ni tienen gente ni han logrado abatir la rotación. Y las policías estatales tienen el mismo problema.

Los Ministerios Públicos de todo el país han sido señalados como los máximos responsables de la impunidad durante los veinte años en que se han hecho estudios y mediciones sobre el tema. Aunque en Nuevo León se han hecho transformaciones importantes en la organización y los procedimientos, en parte para adecuarlos al nuevo sistema penal, hay mucha tarea pendiente.

La chamba de los diputados está clara y algunos incluso ya la han reconocido: precisar las leyes, en particular el código penal. Por lo que se ve, tendrán que hacer un largo recorrido, renglón por renglón, y confrontarlo con la práctica.

Se ha caminado, pero falta mucho. Para empezar, falta el trabajo conjunto.


luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.