• Regístrate
Estás leyendo: Iban a un funeral
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 12:44 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

Iban a un funeral

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

La peor pesadilla regia. Padre, madre, abuela y dos hijos desaparecen en la carretera. De día. Viajaban el lunes de Santa Catarina a Tampico. Iban al funeral de la otra abuela. Se supo de ellos en Ciudad Victoria, cuando cargaban gasolina. Después, nada. Anoche, según informes de familiares a la autoridad, aparecieron en Cadereyta.

La peor pesadilla regia: la inseguridad en las carreteras. En la memoria colectiva de esta ciudad permanece el caso de una niña que viajaba con una pareja amiga de sus padres, quienes iban en otro automóvil. Desaparecieron niña y amigos. También hubo viajeros víctimas de secuestros. Pero sobre todo se multiplicaron durante meses los casos de asaltos, incluso en autopistas, en Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas: los obligaban a detenerse, les robaban automóviles y pertenencias y los dejaban ahí…

La peor pesadilla regia. El miedo producido por aquellos casos se volvió una auténtica psicosis. En las redes sociales las noticias de este tipo se volvían virales. De repente se multiplicaron, como también se multiplicaron las que no tenían sustento o las que sólo parecían ser lo que tanto se temía. O las que eran francamente inventadas.

La peor pesadilla regia. Por un tiempo, muchos dejaron de salir, a menos que fuera algo estrictamente necesario. Ni de día ni de noche. Hasta que la autoridad enfrentó la pesadilla. Durante los periodos vacacionales la seguridad en los caminos fue garantizada por el Ejército y la Policía Federal, sobre todo las vías al norte. La gente volvió a salir, primero a la frontera, luego a otras partes.

La peor pesadilla regia. Con la nueva ola de violencia en Tamaulipas, las carreteras volvieron a desatar el miedo, a ser vistas como un peligro para los viajeros de allá y de aquí. Tamaulipas es para los regios no sólo el camino a la frontera, o el lugar de vacaciones, o el sitio de inversión y trabajo: es un vecino con quien toda nuestra vida cotidiana está entrelazada. Lo que allá les pasa no puede serle ajeno a nadie en esta ciudad.

Ayer, a última hora, la Procuraduría tamaulipeca avisó que los desaparecidos ya se habían reportado. Afortunadamente. Esta vez Tamaulipas se volvió, en la realidad, el protagonista de la peor pesadilla regia.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.