• Regístrate
Estás leyendo: ¿Estamos en condiciones para enfrentarlo?
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 07:28 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

¿Estamos en condiciones para enfrentarlo?

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

No sólo es cuestión de quererlo. Aquí y en China sabemos que la lucha contra la delincuencia requiere de una especie de sobremarcha de la que nadie se escapa: de las corporaciones policiacas, de los gobiernos de todos los niveles, de los poderes Legislativo y Judicial, de las escuelas, las organizaciones ciudadanas, las familias, las iglesias.

Sería fantástico que se pudiera vencer con sólo quererlo, con sólo una aceptación pasiva. Pero no es así. De las autoridades, en particular, requiere dedicación al tema a tiempo completo. Se necesita presupuesto para las policías y para proyectos que inciden directamente en la seguridad.

En Nuevo León, se requiere ante todo aceptar que las cosas se ponen difíciles otra vez. El fin de semana pasado hubo 12 asesinatos, que coronan una tendencia creciente en el primer trimestre del año. Ayer se reportó un insólito asalto a los pacientes en Urgencias de una clínica del IMSS. Se suman a esto una ola de robos a personas, a casas, a bancos y otros negocios. Y a los pasajeros de camiones. Se habla de nuevos grupos de la delincuencia organizada. Tal vez. El hecho es que a ningún observador escapa el regreso de la inseguridad en las calles, de la misma dosis de violencia y de crueldad.

Aceptarlo y ponerlo como máxima prioridad para ponerle la atención debida. Eso significa que otras cosas se harán después. O no se harán. Y para eso se requiere del acuerdo y de la aceptación de otros poderes. Y de los ciudadanos.

La pregunta es si estamos en condiciones de hacerlo. Pues si no hay cercanía entre alcaldes y autoridades estatales, o entre ellos y los jueces, o con los diputados, cualquier cosa que haga uno de ellos será cuestionada y entorpecida por el otro. Y no se trata de que tengan que pensar igual en todo. No. Sólo basta con estar de acuerdo en que la batalla contra la delincuencia debe ser de tiempo completo y de la más alta prioridad, tanto en el combate como en la prevención. Una sociedad polarizada tiene menos posibilidades de salir adelante ante la inseguridad.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.