• Regístrate
Estás leyendo: Estado: crisis institucional
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 17:02 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

Estado: crisis institucional

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

En la mañana de ayer, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón defendió con fuerza al procurador cuestionado. Ya en la tarde su postura variaba.

"Tenemos que causar polémica, tenemos que generar discusión, debate", comentó primero y pidió confiar en la gente que trabaja en su gobierno, pues él los escogió. "La confianza es la madre de todas las soluciones y la desconfianza es la madre de todos los problemas".

Advirtió: "Viene una tercera etapa de ataque, lo sé, lo siento, lo percibo, pero vamos a salir...". Y hasta se dio tiempo para tirarle su pedrada de cada día a los medios, culpables de la situación del procurador y empeñados en "ponerle una chinga" a su gobierno. "Los medios todo el día están viendo lo malo y no ven lo bueno".

En la tarde Rodríguez fue diferente. Para empezar, dijo, él no sabía de la situación del procurador. "Yo no protegeré –advirtió–, no solaparé a nadie que tenga algún delito, pero también si no hubo delito, tengo que decírselos a ustedes y a la sociedad".

Ya no hubo cuestionamientos a terceros y dejó ver que no era una cosa tan simple.

"Evidentemente ese es un tema que no debió haber sido así, no estoy contento con eso y tomaré decisiones", dijo.

Si tomamos en cuenta que, según las estadísticas oficiales, febrero de 2016 tuvo la mayor incidencia delictiva entre todos los meses de febrero desde 2008, si tomamos en cuenta que también el Poder Judicial del estado está siendo cuestionado y que estamos en medio de una complicada transición en el sistema penal, entonces esta "crisis de juego" del procurador deja de ser un juego: se convierte en una verdadera crisis institucional, de proporciones mayores, sobre todo en el tema de la seguridad pública. Y de la política.

Si hay un cambio de titular en la Procuraduría se abre no sólo una vacante, sino una cantidad inmensa de preguntas y presiones: ¿Quién, entonces, ocupará el cargo? ¿De dónde saldrá? ¿Quién lo propondrá? ¿Lo aceptarán las otras partes de ese rompecabezas llamado Gobierno? ¿Lo aceptará el Congreso?

Lo que podría parecer una serie de trámites se ha convertido en un enorme foso a saltar.


luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.