• Regístrate
Estás leyendo: El problema es no usar los recursos
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 18:38 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

El problema es no usar los recursos

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

Está de moda presumir los estados o los municipios que tienen deudas pequeñas o que entregan sin deudas una administración. Y está de moda presionar a las autoridades para que no se endeuden. Cualquier deuda es vista como negativa.

No sé qué hay detrás de esto. Supongo que, por un lado, está la convicción pura y dura de que todo uso de los recursos públicos trae invariablemente una dosis de corrupción y un porcentaje para la bolsa del jefe.

Por otro lado, está también la llegada de una visión empresarial a la vida pública. Esto, con sus pros y sus contras: indudablemente ha traído mayor eficiencia, un sentido de la urgencia y una idea de lo bien hecho, aportaciones todas importantes en una tradición de tortuguismo y despilfarro; también ha traído al ámbito público el prejuicio (juicio previo, antes de verificación) de que el principal objetivo es hacer crecer los dineros. Esto tal vez sea aplicable en el mundo de los negocios, pero…

Con los recursos públicos es otra cosa: no tiene sentido atesorar. Se trata de darle el mejor uso ante las necesidades de la comunidad, que no tienen fin, en el corto, mediano y largo plazos. Con cuidado y control, por supuesto. Es dinero que viene de los ciudadanos precisamente para las necesidades compartidas, que giran alrededor de tener una mayor calidad de vida.

Y hay obras indispensables, sobre todo en el largo plazo, cuyo costo supera los recursos presentes. Para eso están los créditos. Claro que hay problemas con la deuda cuando se compromete el futuro sin que se trate de obras indispensables o cuando reinan la irresponsabilidad, la corrupción, la improvisación y el descuido. Ese es el problema que hay que combatir con fuerza, no la deuda como tal.

Porque irse, así simplemente, contra toda deuda es igual de irresponsable. El resultado es una vida pública esquelética y una autoridad debilucha. Y ese sí es uno de los principales problemas de México. Solo vean la inseguridad… El verdadero problema es no usar los recursos.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.