• Regístrate
Estás leyendo: El presidencialismo debilitado
Comparte esta noticia

Catarata

El presidencialismo debilitado

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

Comparado con los tiempos fuertes del PRI, el poder de un presidente de México ahora es cosa menor. Gane quien gane.

Un poder presidencial como el de, pongamos por ejemplo, Luis Echeverría, es enorme, monstruoso visto desde hoy.

Es casi inimaginable para nosotros el manejo que podía tener el presidente en 1970 de la economía, de la justicia, de las elecciones, de la sucesión presidencial, del Poder Legislativo, de los gobernadores... No más porque algunos lo vimos.

Aquel omnipotente presidencialismo mexicano ha envejecido en nuestros días. Tiene menos dientes, menos brazos, menos fuerza. Sobre todo, más equilibrios. Por fortuna para los mexicanos y para la democracia.

De entonces a la fecha, el presidente en turno ha perdido, sobre todo, el control del Poder Legislativo. Un abismo nos separa de los años en que interpelar al presidente era visto como alta traición y en que diputados y senadores trabajaban para un jefe único. En nuestros días difícilmente el Ejecutivo tiene mayoría en el Congreso... Si el Presidente busca una reforma, tiene mucho qué comprometer.

Como en casi todo el mundo, en México los equilibrios han ido más allá de la separación clásica de poderes.

La organización y calificación de las elecciones pasaron de la sombrilla presidencial al IFE y luego al INE (y sus organismos locales). Completamente fuera del Ejecutivo.

También la autonomía del Banco de México acotó las decisiones presidenciales, así como la globalización misma. El Presidente en turno no puede meter mano a los indicadores clave de la economía.

Ni en otras áreas. La Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto Nacional de Acceso a la Información han significado factores importantes del nuevo equilibrio. Y después de años de debate, la procuración de justicia está en proceso de depender de una Fiscalía autónoma, como es el caso ya en Nuevo León y algunos estados.

¿Podrá algún presidente ahora o en los próximos años retomar el estilo de autoridad de entonces? Definitivamente, no.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.