• Regístrate
Estás leyendo: Derecho a la información y el (mal) trato a los reporteros
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 14:37 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

Derecho a la información y el (mal) trato a los reporteros

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

En Nuevo León se ha vuelto una moda gubernamental tratar mal a los reporteros. Verbalmente, claro. Varios funcionarios de primer nivel se han acomodado o se han fascinado con el estilo bronco de replicar. No lo hacen al aire, ni en Facebook, ni cuando están transmitiendo vía Periscope, sino en directo, como reacción a la primera pregunta que no les gusta durante una entrevista o una rueda de prensa: comentarios sarcásticos, enojados, que incluyen apodos y que no cambian al abordar otro tema.

Dirán que los reporteros no aguantan nada y que es exagerado ver esto como una violación al derecho a la información de los ciudadanos. Miren un ejemplo, en rueda de prensa.

– Señor, en las redes hay oposición ciudadana a no quitar la tenencia, ¿no cree que...?

– Sólo viste a 37 de 2 mil 667 que daban buenos comentarios– interrumpe.

– Pero hay otras...

– Que sólo viste 37 de 2 mil 667, vuelve a interrumpir

– Pero...

– ¡Siguiente pregunta!

O vean el caso, también grabado, en que el funcionario se sale por la tangente en lugar de informar: "Ah, te voy a contratar de asesor".

Este otro en que mejor utilizan la burda treta de la huida: "Para qué te respondo si de cualquier manera vas a escribir lo que quieras".

Se puede entender que en algún momento se sientan ellos también, los funcionarios, perseguidos por la prensa. Es una historia vieja y de todas partes. Lo que hacen los buenos políticos frente a los sentimientos que les genera la prensa es dedicar un poco de tiempo a entender y darse a entender. Todo lo contrario a los intentos intimidatorios.

Pero más allá de si los reporteros se sienten mal o bien, si se enojan o se ríen, lo cierto que esta moda bronca es simplemente una forma de no responder a las preguntas de la prensa, legítimas en cualquier democracia. Claro que es un problema de derecho a la información.


luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.