• Regístrate
Estás leyendo: Convivir con la palabra 'no'
Comparte esta noticia

Columna de Pablo Ayala Enriquez

Convivir con la palabra 'no'

Pablo Ayala Enríquez

Publicidad
Publicidad

Decir no le costó la vida a la jovencita Alexis Gabriela. Como a su ex novio le resultó inaceptable la respuesta, la mató.

Es una vergüenza que en Nuevo León el feminicidio permanezca y siga en aumento. Seis crímenes de este tipo cada mes, clasificados como violencia de género, es francamente demasiado.

A Alexis se le negó el derecho humano a decir que no.

Es muy vieja la estúpida tradición machista de "matar por amor". En todo caso es odio a quien representa la amenaza del rechazo, insoportable para el macho. Tan insoportable, que la propuesta del lenguaje popular es, como presumen las mamás de los adolescentes, que "amarren a sus pollas que mis gallos andan sueltos".

No sabe qué hacer con su frustración. El macho tiene miedo a enfrentarse, a no ser tan macho. En su huida elabora el sentimiento como un derecho (así lo considera) de hacerse justicia.

Lo más grave es que el ambiente general tiende de veras a restar gravedad al escándalo del feminicidio. Con eso enseña a reproducir las agresiones a las mujeres. Acaba disculpando los celos, el control de conducta y de vestido por parte de la pareja, las amenazas y hasta los golpes, como si fueran castigos legítimos a la libertad de la mujer.

Sobre todo, el varón no aprende eso de lidiar con el no. La frustración enloquece al macho: ¿Será imposible que lo procese dentro de su cabeza?

Manejo de la frustración I, Manejo de la frustración 2... Esas deberían ser materias básicas de los programas educativos de los varones. Más que nada hoy, cuando las tecnologías y la competencia han hecho creíble la mentira de que todo es posible y no hay cabida para la decepción.

¿Podemos hacer algo para que la libertad de la mujer no se convierta, como por arte de magia (magia negra, negrísima) en fracaso desmedido, irreflexivo, agresivo, homicida, del macho? El amor se va volviendo muerte y nadie dice nada.


luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.