• Regístrate
Estás leyendo: A la seguridad hay que invertirle
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 17:30 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

A la seguridad hay que invertirle

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

No tiene remedio: a la seguridad hay que invertirle, pues no es una batalla que nos podamos dar el lujo de perder.

Evidentemente, la cosa no está fácil.

Por un lado no hay recursos. Ninguna corporación en el estado tiene suficiente equipo, comentó el martes el gobernador Rodríguez Calderón: “Pero vamos a revisar, entre todos, cuántos son los recursos y para qué; y vamos a decirle a la Federación qué nos está faltando”.

Por otro lado, esos recursos urgen. Partidos y organismos intermedios ya pusieron el grito en el cielo. Para la Caintra, por ejemplo, “hay una necesidad grande de incrementar la inversión (en seguridad) del estado, en la infraestructura, capacitación, contrataciones”.

El PAN, pongo otro ejemplo, de plano ve “falta de voluntad en las autoridades para resolver el problema”. Insiste en que se deben “proteger las Policías municipales”.

Es cierto que detrás del municipio de Monterrey son los ayuntamientos metropolitanos panistas los que más están invirtiendo este año en equipamiento para la seguridad. Pero está lejos de ser suficiente. En Monterrey, el priista Adrián de la Garza está licitando patrullas nuevas con una inversión de 260 millones de pesos. Le siguen los municipios azules y santos: Santa Catarina, con 98 millones para equipamiento y vehículos; San Nicolás con 26 millones y San Pedro con 25.

La lucha por la seguridad se convierte tarde o temprano en lucha por un dinero que no está a la mano. “La Federación se come todo”, prosiguió el gobernador el martes, “si la Federación deja de tener delegados federales y si deja de tener gastos en los estados, le puede ayudar a los municipios... Tenemos que ir quitando burocracia para obtener más recursos”.

El punto es que todos los estados necesitan recursos. Y mientras se consiguen, si es que se pueden conseguir, las instituciones están mostrando su cara más frágil. Lesionar, como ayer, a policías de Fuerza Civil dentro del penal es un clarísimo botón de muestra: la debilidad institucional es una invitación al delito.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.