• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-07
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 22:34 Hoy

Columna de Luis Petersen Farah

2017-09-07

Luis Petersen Farah

Publicidad
Publicidad

Parece que la autoridad se la está tomando en serio. Ya se armó el debate. Han pasado cosas importantes desde la semana pasada que escribía aquí que el plazo inminente para la aprobación de la Ley de Desarrollo Urbano era una oportunidad para pensar la ciudad.

Se movieron. Ojalá no sea para dejar la ciudad como está ahora. Que sea, sí, para adaptar a las condiciones locales la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano.

Los alcaldes de la AMA presentaron esta semana su iniciativa de ley para diseñar estrategias conjuntas y sacar adelante su propia idea de las cosas. Propusieron un Instituto Metropolitano de Planeación Urbana y una Comisión de Gobierno del Área Metropolitana formada por alcaldes y gobernador para manejar desde ahí el Fondo Metropolitano. De entrada, limitaron los usos de suelo mixtos a cierta parte de la ciudad.

Las bancadas principales del Congreso del Estado estuvieron de acuerdo en que la Ley General, aplicada sin más en Nuevo León, solo generaría un caos. Dejaron claro que, en principio, tratarían de conciliar la ley con la realidad de esta zona.

Y ayer el Gobierno Estatal presentó su propia iniciativa, que ya estaba anunciada. Subrayaron que darán a los municipios facultades para determinar las zonas susceptibles de una mayor densificación.

Hay debate, qué bueno. La Ley federal está siendo el disparador para matizar localmente lo que en ella se plantea sin ambigüedades: promover los usos de suelo mixtos y la flexibilidad en las alturas de las densidades de las construcciones, evitar la imposición de cajones de estacionamiento, dar prioridad a la movilidad no motorizada y distribuir equitativamente el espacio de las vialidades para dar oportunidad a todos los tipos de usuarios.

Los legisladores federales optaron por ciudades más altas y con una mezcla de vivienda y comercio. Y le declaran la guerra al automóvil, para abrir el espacio al transporte público, al peatón y a la bici.

Por fin se discute aquí. Ojalá el Congreso se ponga a la altura de la necesidad.

luis.petersen@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.