• Regístrate
Estás leyendo: Renovar ilusiones a pesar de todo
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 08:55 Hoy

Renovar ilusiones a pesar de todo

Publicidad
Más opiniones
Diego Fernández de Cevallos
Héctor Aguilar Camín
  • Ir a todas las Opiniones
  • Publicidad

    Alcoba, J.J. Vázquez, Isijara y Cuero. Refuerzos para el Santos. Refuerzos que deberán hacer mucho para poder ganarse esa etiqueta…pero ya sobre el campo. A veces, como aficionado, cuesta mucho poderse rehacer y volver a unir esas piezas que se dispersaron en la mente y en el corazón. Cuando se dio todo y a cambio se obtuvo muy poco, o nada. La sensación ha sido esa en los últimos años; que la afición siempre estuvo ahí y por contraparte obtuvieron algo de muy baja calidad.

    Siempre que inicia un nuevo torneo se dice desde lo más alto que “este equipo y estos refuerzos son los ideales para el club”. Se ha vuelto reciclable la idea. Esperemos que ahora sea efectiva.

    Los jugadores llegados hasta ahora han tenido un paso ciertamente interesante en su andar por nuestro futbol. Son jugadores que, cuando destacaron en sus anteriores clubes, dejaron muy gratas impresiones, siendo determinantes en épocas álgidas, como es el caso de J.J. Vázquez como fue piedra angular de aquel León. Por lo menos se fue por algo ya de calidad comprobada.

    Pero suele suceder que en el Santos, jugadores de circunstancias muy similares y dentro de ese mismo contexto, tan pronto se enfundan la verdiblanca, olvidan sus cualidades fundamentales. Le ha pasado a varios. Alguna vez tienen que salir bien las cosas. Cuando más se sufre, más se disfruta al final.

    Nunca es tarde para volver a hacer las cosas bien.

    Leí en redes sociales un mensaje interesante de aficionados del Santos, que invitaban a la gente a creer, a apoyar como siempre, a no tirar la toalla. A valorar lo que, dentro de sus nuevas posibilidades, ha hecho la actual directiva, que no es justo que cuando las cosas ya no son como antes, como cuando había dinero, todos se bajen del barco. Que ésta directiva, a pesar de todo, sigue en pie y trata de hacer los mejor para su club, porque es obvio que a ellos también les duele lo que pasa. El mensaje es bueno y llegador. De eso se trata, de no abandonar lo que uno quiere y ama solamente porque las cosas se pusieron feas.

    No queda de otra: hay que armarse de valor, de ilusión y esperanza para que las cosas salgan bien. Los que llegan saben a lo que vienen: a un club que les dará todo. Esos refuerzos entienden que la situación deportiva es compleja, pero han aceptado el reto. Las cosas siempre van a empeorar antes de mejorar.

    Eso es lo bueno, que el Santos ya pasó por las peores. La tendencia indica que ya tocan horizontes despejados. A la afición le tocará hacer lo tan bien hace: estar ahí y no perder la fe.

    Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.