• Regístrate
Estás leyendo: Reflexiones post campeonato
Comparte esta noticia

Tribuna futbolera

Reflexiones post campeonato

Luis Miguel Rodríguez Cruz

Publicidad
Publicidad

El Santos de Siboldi ha pasado ya a convertirse en leyenda. La resaca tras el campeonato fue de esas que se disfrutan; siempre tras una buena borrachera sucede que el cuerpo se encuentra una tanto apaleado, al igual que la cabeza y, en algunas ocasiones, la moral. 


Pero la resaca tras lo que el Santos logró ha sido maravillosa: el desfile aglutinó al pueblo lagunero de tal manera que durante su trayecto y duración casi toda la región se olvidó de sus problemas. El calor empezaba a ser ya insoportable pero en ningún momento fue factor para que aficionados y jugadores se doblegaran.


El ver a tanta gente correr para seguir al camión durante todo el trayecto es algo que no se puede explicar: se tiene que vivir.


La imagen de jugadores sobre el camión, disfrutando, bebiendo (porque se lo merecían), conviviendo con su gente, siendo parte de su pueblo, será inolvidable. Estos jugadores del actual plantel han comprendido que ellos son un desprendimiento de la Comarca Lagunera, de esta región que cada vez que ellos se presentan sobre el campo para iniciar esa guerra simulada son los abanderados de todos los santistas.


Las declaraciones posteriores de Furch, Osvaldo, Angulo, entre otros, son la prueba fehaciente e irrefutable de que el chip lo traen bien incrustado en su cabeza: en el Santos hay que hacerle honor al mote de Guerreros. Y lo más importante: se sienten queridos y ellos han pagado con el mismo valor sentimental y emocional: amor por los colores y la región.


Lo que sigue es vital: reafirmar que el campeonato se logró a base de méritos propios, de futbol puro y de calidad, de esfuerzo y lógica. 


Para el siguiente torneo todos los equipos tendrán una encomienda clara: tumbar a esos Santos que hicieron añicos los pronósticos cuando todos, sí, todos, los daban como víctimas perfectas.


El Santos se puso a sí mismo el objetivo de cortar de tajo esas estúpidas afirmaciones. Y lo lograron con un campeonato obtenido por todas las de la ley.


No debe haber preocupación porque a parte de grandes futbolistas también hay grandísimas personalidades de carácter admirable. El equipo tiene líderes futbolísticos y morales. 


Mi enorme reconocimiento para Siboldi que tomó al primer equipo siendo nadie (como entrenador) y terminó siendo el jefe al mando de tan descomunal logro. Toca defender el campeonato. Se tienen las armas para defenderlo y por qué no, para tratar de refrendarlo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.